✌ Music diggers since 2011

Nuestra primera experiencia en el -316centro

Después de haberle dicho adiós a Casa Max Rojas y El Imperial hace meses, algunos foros han comenzado a surgir en la Ciudad de México en respuesta al repentino desabasto que hemos sufrido tanto los seguidores de la música local como las propias bandas y promotoras. El -316centro, ubicado a unas cuadras de la estación Pino Suárez, brinda una cómoda recepción a los asistentes, uno de los mejores tratos e instalaciones pequeñas pero acogedoras.

El -316centro, ubicado a unas cuadras de la estación Pino Suárez, brinda una cómoda recepción a los asistentes, uno de los mejores tratos e instalaciones pequeñas pero acogedoras.

El camino del metro al venue es un poco problemático si se realiza a pie ya que los alrededores de la zona no son muy agradables por la noche.  No obstante, otras opciones como Uber o algún otro servicio similar pueden hacer más amigable el traslado. La sensación de inseguridad existe en la parte más cercana al metro, pero al llegar a Av. Fray Servando —avenida en el que está ubicado el recinto— el panorama cambia notablemente.

Nosotros asistimos al show de Un rêve y Sadfields, dos de nuestros más queridos #playnecesarios. Al momento de nuestra llegada las puertas aún no estaban abiertas por lo que nos resguardamos de la lluvia en un pequeño local de tacos ubicado en la parte baja del edificio. Al ver que varios asistentes ya estaban esperando, Gibrana Cervantes —una de las organizadoras— bajó a ofrecernos una cerveza de cortesía y minutos después nos dio acceso. Para llegar al foro es necesario subir dos pisos ya que el venue realmente es un departamento acondicionado para shows en vivo.Si bien, el -316centro es pequeño en sus dimensiones; el personal, el sonido y la iluminación proporcionan una sensación de profesionalismo y calidad. Además, la curaduría es impecable. En el último mes, el lugar ha recibido a Sunset Images, The Froys, Sadfields y Un rêve, así como a la fiesta de aniversario de la promotora-agencia de conciertos Beyond Psicodelia.

El costo de la entrada a todos sus eventos es de $100. La fijación de un estándar habla de la seguridad que tienen hacia su propuesta. Después de pasar la puerta de entrada hay una mini sección de merch del artista en turno, y posteriormente el escenario y la pista general. En la parte trasera está ubicada una pequeña barra en la que hay venta de cerveza Carta Blanca a $30, mezcal a $50 y refrescos a $25. Los precios no están del todo elevados pero tampoco son los más baratos de la zona.

Pese a que el horario de puertas se había establecido a las 8:30pm no fue hasta las 9:30pm que el recinto comenzó a llenarse. En general el show fue bastante concurrido y esto habla de que el rumor ya ha sido propagado entre los seguidores de la escena local.

 

Un rêve y Sadfields contaron con diferentes tipos de iluminación y de requerimientos técnicos que fueron bien solucionados. El PA, y el backline son de la mejor calidad y hacen que el pequeño foro suene mucho mejor que el extinto Dirty Sound o el ya mencionado Imperial. Otro aspecto a destacar es que la música de fondo fue básicamente una selección de temas de Sonic Youth, Depeche Mode y otros del género post-rock, lo cuál coincidía muy bien en la temática de un show de noise y electrónica.

Al finalizar el concierto es posible quedarse en el recinto hasta que la música deje de sonar. Los shows terminan prácticamente en fiestas en las que las bandas conviven con el público y así comienza a formarse una comunidad. El -316 comienza a posicionarse como un foro obligado de la ciudad, pero a lo que nosotros nos emociona es la posibilidad de que una nueva escena empiece a resurgir, mucho más fuerte y unida en todos sus elementos constitutivos: bandas, música, promotores, públicos y espacios.

 

Nota anterior
Ansiedad y depresión a medio cocer: reseña a 'Negro Swan' de Blood Orange
Nota siguiente
¿Por qué entrarle al nuevo álbum de Iceage?
Atrás
COMPARTIR

Nuestra primera experiencia en el -316centro