✌ Music diggers since 2011

Resaca NRMAL: así nos fue en el mejor festival de lo que va del año

Texto: @Alex_Giovanni_V
Fotos: @llo_rens

La última edición del Festival NRMAL estuvo conformada por un balance entre post-rock, Goose Island, psychedelic rock, Coca-Cola gratis, synth-pop, amenazas de lluvia, IDM, perritos con linternas, shoegaze y panderos virtuosos. Como siempre, el conjunto tonal de ésta ocasión nos permitió disfrutar dos días rodeados de una gran multiplicidad cultural, y de un ambiente musical multicolor.

Durante el fin de semana presenciamos presentaciones brillantes, emotivas y otras que superaron por mucho nuestras expectativas, por ello, y aunque sea una tarea difícil, nos pusimos a ordenar de menor a mayor grado de intensidad los shows más memorables que tuvimos la oportunidad de ver:

Porches

Por alguna extraña razón, la banda neoyorquina no logró tocar las fibras festivas de los asistentes. Mood, Braid y Underwater fueron interpretadas a la perfección y el público permaneció estático. Lamentablemente el cansancio del público y la espera del headliner principal enturbiaron las good vibes que normalmente permean en los sets de la agrupación.

Trementina

En la tarde del primer día, durante el esplendor del sol y el pasto verde, Trementina ejecutó un set que se vio ligeramente opacado por el bajo volumen de las guitarras. Un pecado casi mortal para una banda de shoegaze. Afortunadamente, ya para el final los ingenieros de sonido decidieron acrecentar la intensidad para ofrecer un final bastante caótico y ensordecedor.

Lorelle Meets The Obsolete

Justo antes de que empezara el set de Lorelle, las nubes opacas y grisáceas aparecieron junto con unas difusas gotas de lluvia. El ambiente visual decoró a la perfección el sonido claroscuro de la banda, y de esta manera, cada nota adquirió un color de soledad y melancolía. Nuevamente el volumen bajo hizo de las suyas y por ello, el show no llegó a la intensidad deseada.

Circuit Des Yeux

La banda que el año pasado formó parte de la curaduría del Pitchfork Music Festival, tuvo una presentación bastante afortunada en el Deportivo Lomas Altas. Durante el atardecer, la agrupación dio un set conformado por canciones que pasaban constantemente de lo fúnebre a lo catártico. Toda una experiencia sonora basada en contrastes emocionales.

Jesse Baez

A pesar de que gran parte de su fama se deba a los covers que la hecho a The WeekndBaez demuestra ser un auténtico MC en el escenario. Al caer los beats y los sintetizadores R&B, el público reaccionaba con movimientos despacios y exuberantes; entregaba sus manos al músico guatemalteco y dejaba que los ritmos conformaran un estado cuerpo-mente fundado en deseo sexual y sentimentalismo.

Clubz

Probablemente muchos de los asistentes del festival ya habían visto previamente a la banda de Monterrey. No obstante, la presentación en el NRMAL fue llevada a otro nivel gracias a la calidad de los visuales y a la excelente ecualización de audio (ahora sí). Popscuro, Épocas y Ciclos nunca habían sonado tan bien, eso es seguro.

Running

Durante el festival NRMAL, siempre está la posibilidad de conocer propuestas musicales de alta calidad. Para muchos, la presentación de Running significó su primer acercamiento con la banda. La mayoría del público no sabía que esperar y en cuanto la banda salió al escenario para ofrecer una rápida demostración de Post-Punk, enseguida se conformaron círculos en el que participaban cervezas voladoras, calzado perdido, sudor y empujones agresivos. Nada mal para la primera presentación de una banda que apenas y es conocida en el país.

Tortoise

Los pioneros de Post-Rock asaltaron al público con Gigantes, una de las canciones más queridas del Beacons Of Ancestorship. Desde la primera canción, la banda de Chicago amenazaba con ejecutar un set basado en sus clásicos más emblemáticos, y vaya que lo hicieron. Las baterías complicadísimas y las melodías extenuantes de Prepare Your CoffinI Set My Face to the Hillside y Swung From The Gutters hicieron recordar viejos tiempos en los que las bandas del género apenas y llenaban espacios como el Voilá Acustique o el Lunario del Auditorio Nacional.

The Brian Jonestown Massacre

Yeah-Yeah, Nevertheless, Sailor y Anemone interpretadas en suelo mexicano ¿Necesitamos decir algo más? De todos las presentaciones del fin de semana, no queda duda de que la agrupación de Anton Newcombe era la más esperada y la que llenaba de más expectativas al público. Playeras de Pish y Bravery Repetition & Noise podían verse entre el panorama del parque junto con panderos que rendían homenaje a Joel Gion, y al final, con todo y un Anton enfermo, The Brian Jonestown Massacre cumplió al ofrecer la presentación más gloriosa del fin de semana. Tras hora y media de concierto, todos nos quedamos con ganas de más tambourine y más NRMAL.

Para el equipo de Joyride Magazine, esto fue lo más destacado del festival. Para ti, ¿qué acto robó tu corazón o tus sentidos? Te dejamos a continuación más fotos del que –hasta ahora– ha sido la festividad musical más gozosa del 2017.

Nota anterior
HEALTH reversiona a New Order
Nota siguiente
The xx y Robyn comparten escenario
Atrás
COMPARTIR

Resaca NRMAL: así nos fue en el mejor festival de lo que va del año