Back

Beirut brilla en el Casino de París

Texto: Javier Romero Arbizu
Fotos: Sara Frigerio
El mundo tenía muchas ganas de que Beirut volvieran a escena tras aquel melancólico y genial The Rip Tide de 2011. No fue hasta septiembre del año pasado cuando esta banda nos trajo su nuevo trabajo: No No No. Pese a lo negativo del título el álbum es muy alegre y optimista, igual que lo fue su concierto en el Casino de París. Para nosotros fue una oportunidad increíble poder asistir a esta mítica sala y ver cómo se las gastan en la capital francesa.

La velada comenzó con el artista invitado D.D Dumbo, proveniente de Victoria (Australia). Se presentó algo tímido en el escenario, equipado con una preciosa Danelectro roja, una caja de batería, una trompeta, una flauta travesera y un pedal de loops. Comenzaba todas las canciones grabando una base rítmica en bucle a través del pedal, su mayor aliado. Poco a poco iba incorporando otros sonidos con la flauta, la guitarra y la trompeta creando atmósferas pop psicodélicas muy ricas, que le permitía construir la canción a través de melodías vocales y punteos de guitarra. A veces recordaba a Grizzly Bear con su voz y progresiones melódicas. El público francés, que poco a poco iba abarrotando la sala, se mostraba entusiasmado cada vez que el australiano terminaba cada uno de sus temas.

Y llegó el momento. A las 9 de la noche, en puntísimo, aparecieron los seis miembros de Beirut. Entre la gente se respiraba una mezcla de emoción y expectación contenidas, y es que el show llevaba en sold out desde hace varias semanas. El casino se había adaptado para la ocasión dejando la platea sin butacas para que el público pudiese estar de pie. Los palcos y anfiteatros a reventar.

El concierto empezó con los clásicos Scenic World y Elephant Gun, esta última tal vez presentada demasiado pronto en el set, ya que el ambiente todavía estaba un poco frío como para disfrutar como se merece de una de sus grandes canciones. El sonido, eso sí, era impecable. Todo perfectamente ajustado para que se escuchase cada matiz del acordeón o del ukelele, cosa bastante difícil cuando también usan un bajo eléctrico bastante potente y sobre todo, los metales.

No tardaron mucho en comenzar a desgranar su nuevo álbum con As Needed y Perth. Lo cierto es que a ellos se les vio muy frescos y ligeros tocando estas nuevas canciones, como que tenían ganas de enseñarnos lo que han estado trabajando estos últimos años. A Zach, cantante y compositor, se le vio especialmente activo, cantando incluso con rabia a veces.

A lo largo del show fueron mezclando las nuevas canciones (No No No fue el álbum más recurrido en el show) con clásicos de anteriores discos como Santa Fe, My Night With The Prostitute From Marseille, Nantes o Postcards From Italy, que emocionó especialmente al público. En el setlist, que podéis consultar aquí, se echó en falta A Sunday Smile.

El trío dorado formado por Zach Condon, Kyle Resnick (trompetas) y Ben Lanz (contrabajo) fue lo que más brilló durante toda la noche. Sin duda es lo que más sustenta el directo del grupo dándole ese toque multicultural que te transporta a ambientes sureños, latinos o de Europa del Este. En directo es bastante impresionante escuchar esta alineación de metales que hacen deslumbrar todas las canciones.

Algo muy a favor del público francés en los conciertos es el respeto que muestran por el artista durante su actuación (completo silencio en cada interpretación del grupo salvo en momentos puntuales en los que la emoción hacía tararear a la gente de una manera muy dulce), y enorme agradecimiento al retirarse la banda con un sinfín de aplausos.

Antes de que Beirut volvieran al escenario para tocar cuatro canciones de propina, hubo un momento muy especial, en el que el grupo quiso homenajear a la ciudad de París por los atentados ocurridos en noviembre del pasado año, proyectando sobre el telón de fondo una bandera de Francia. Se hizo el silencio. En ese mismo momento estaban tocando Eagles of Death Metal en otra sala de París (Bataclan todavía no ha reabierto). Cada vez más la ciudad de las luces vuelve a la normalidad. Beirut puso el martes su grano de arena, convirtiendo en especial lo normal.

 

About the Author /

En 2011 escribí sobre Jack White e inició Joyride. Rocanrol y karatazos.