Back

Llevando al límite a cada instrumento: reseña a ‘Gallipoli’, el nuevo LP de Beirut

La banda liderada por el talentoso –genio y maestro– Zach Condon está de regreso y su nuevo material acaba de ver la luz del día.

Sobra decir que cada producción de la banda de Santa Fe, Nuevo Mexico, siempre es precedida de una larga agonía de sus fans que entre tiempos de entrega consuelan sus ansias escuchando Postcards from Italy de Gulag Orkestar o A Sunday Smile de The Flying Club Cup, claro, sin olvidar el obligatorio himno Elephant Gun.

Tuvieron que pasar cuatro años para que No No No se atreviera a salir y otros cuatro para que este sucesor, Gallipoli se liberara bajo el sello inglés 4AD. Para mediados del año pasado Zach Condon sacó de su ronco pecho un escrito donde relató su brecha de altibajos, composición, cómo surgió la inspiración y también cómo dejó fluir los instrumentos sin limitarse a la experimentación.

“Quería llevar al límite a cada instrumento, que las notas desafinadas, los zumbidos de los amplis y cualquier fallo del equipo también formara parte de las canciones”

¿El sonido? El sonido nos remonta a aquellas melodías en las que cerrábamos los ojos para disfrutar la trompeta y color de voz único de Zach. Nos conduce a algo fresco, pero al mismo tiempo que ya habíamos experimentado con la banda, como es el caso de When I Die, Galipolli o We Never Lived Here. Nos hunde un mensaje claro en la imaginación: que seguramente es una placa que está destinada a ser escuchada plenamente en vivo. Para el goce, el disfrute y el puro placer.

“Tomé la firme determinación de tocar yo mismo los vientos, como solía hacer al principio, y ver qué pasaba”

Gallipoli un disco con el que Beirut se da el gusto de recordarnos sus orígenes (¿será algo realmente positivo a estas alturas del partido?). Afortunadamente a medio camino encontramos bálsamos de innovación en Gauze für Zah y Corfu que nos dejan una sensación de un posible nuevo sonido de la banda alejado de las ya tradicionales trompetas e instrumentos de viento. Una montaña rusa de emociones, una composición o arreglo que siempre sonará a alguna ciudad –aunque no la hayamos visitad–, o a un país o destino. No olvidemos que Zach Condon ha hecho de todo. Disfruta viajar y nombrar canciones de sus roadtrips. Disfruta México, y para muestra de ello tenemos March Of The Zapotec/Holland que grabó el mismísimo Zachary en Oaxaca con títulos como Zócalo o La Llorona que están cargados de regionalismo y auténtico sonido mexicano.

“Una noche, tropezamos en una ciudad isleña de Gallipoli, fortificada por la Edad Media, y seguimos una procesión de bandas de música de los sacerdotes que llevaban una estatua del santo de la ciudad a través de las estrechas y sinuosas calles que parecían toda la ciudad, antes de regresar tarde a Sudestudio. Al día siguiente escribí la canción y terminé llamando ‘Gallipoli’ en una sola sesión, deteniéndome solo para comer”.

Podría decirse que es un regalo de cumpleaños adelantado para el mismo Condon. Sin duda, será un imperdible que posiblemente nos remonte a Gulag Orkestar e incluso a su antiguo proyecto RealPeople.

Bueno, ya saqué mi lado fan, pero en verdad hace muchísimo que un disco no me dejaba un excelente sabor de boca de inicio a fin. Es completamente lo que esperaba(mos). Rompió todos mis paradigmas y premoniciones. Ahora esperemos la visita de la banda al país para que esta felicidad que hoy en surge, prevalezca por mucho más tiempo.

Reviews
4
Producción
Lírica
Instrumentación
Summary

La banda liderada por el talentoso –genio y maestro– Zach Condon está de regreso y su nuevo material acaba de ver la luz del día.

About the Author /

Curiosear, onda cultural y hasta tropical. Para mi no existen los guilty pleasures. "Shyness is nice" en resumen y Morrissey es mi gurú. Home: @joyridemx 📝 Second home: @lefelineshop 👗