✌ Music diggers since 2011

Profetas en su tierra: Chicano Batman en el Lunario

No importa cuánto tiempo pases escuchando los discos de Chicano Batman o viendo videos de sus viejas presentaciones, nada te prepara para lo que sucede cuando Eduardo Arenas, Carlos Arévalo, Bardo Martínez y Gabriel Villa se suben a un escenario. Hay partes en su show que parecen estar en otro idioma o que precisan sinestesia para entenderlas, más no para disfrutarlas. Pero vamos por partes.

La tarde se antojaba tibia y, dado que las filas de acceso al Lunario se hicieron desde temprano, los cuerpos de los asistentes, en su mayoría jóvenes, despedían aromas a perfume y oficina; mismos que se empeñaban en opacar con el humo de los cigarros. Apenas oscureció, se les permitió la entrada y aquello ya lucía el sold out que habían anunciado por la mañana, como quien gana de último minuto a pesar de dominar el juego.

Antes de que se subiera Salvador y El Unicornio como acto telonero las pláticas iban en torno a las expectativas que llevaban sobre lo que ahí debía de ocurrir. Y se repitió mucho el caso de quien era fan declarado e iba acompañado por alguien que no sabía salvo lo esencial acerca del grupo en cuestión, lo que daba paso a que la primera persona pudiera lucirse con los datos acerca de la banda angelina: nacionalidades, influencias y trayectoria.

El fichaje de Panoram se subió armado sólo con su guitarra en un mini show de treinta minutos exactos que fueron de menos a más en cuanto a energía se refiere, culminando satisfactoriamente con un par de invitados en la batería y en la guitarra.

Treinta minutos más tuvieron que pasar para que los protagonistas de la noche se subieran enfundados en elegantes trajes de color azul, con camisa blanca y corbata de moño negra, acompañados por dos bellas coristas. Y sin dar más oportunidad de nada lanzaron certeras las primeras notas de Angel Child y de entre el público se elevaban breves nubes de humo de quienes pasaron furtiva marihuana y se preparaban para la psicodelia.

Sucedieron Cycles of Existential Rhyme, Passed You By e hicieron una escala por su disco homónimo con La Samoana. Cuatro canciones y, Bardo se animó de más, al grado de quitarse el saco y arrojarlo al público. Ya liberado se adueñó de lo que le correspondía del escenario; como si lo hubiese ensayado, hizo algo parecido a un salto mortal hacia atrás.

Sin embargo, nadie se roba el show, cada uno tiene una personalidad manifiesta: Carlos pocas veces voltea a ver hacia el frente, demuestra pocas emociones, se mueve a discreción mientras cierra los ojos y pone toda su energía en las cuerdas de la guitarra. Eduardo es mucho más efusivo, también cierra los ojos, pero agita la cabeza animoso y Gabriel tiene primera fila para ver a sus compañeros mientras con hace brillar la tarola con cada golpe.

Con el bajeo pegajoso de Freedom Is Free la gente se anima aún más y hacen gala del griterío que puede armar la multitud chilanga. Asestaron Friendship (Is A Small Boat In A Storm) y Black Lipstick, y entonces sí llegó su majestad la psicodelia: los teclados sonaban ácidos en tonos de órgano mientras la guitarra construía puentes largos, de esos que dan vértigo, pero el bajo se mantenía funky.

Sin decir palabras alardearon de eso que nos platicó Eduardo hace un par de meses: son la campechana más americana; sacaron a relucir todo lo que la práctica les ha dado, así como el venir de hogares latinos con tantas influencias. Eduardo y Bardo intercambiaron sus instrumentos y empezó a sonar la cumbia. Que si estábamos listos, preguntó Eduardo al tomar también el micrófono. Y al parecer nacimos listos, nada más porque aquello estaba repleto, de otra manera más de uno, en vez de hacerse el interesante, habría sacado a su pareja a bailar Lisandrero y La Manzanita (no la de Los Tigres del Norte, cabe aclarar).

Los momentos en los que la banda hacía pequeños silencios eran aprovechados por un animado público que se deshacía en gritos y aplausos. Y el grupo respondía con enormes improvisaciones en las que lo mismo sonó jazz que más cumbia y algo de tropicalia.

Luego Bardo se dio el tiempo de recordar los domingos de asado en familia –a quienes saludó, pues habían hecho el viaje desde Michoacán para verlo– e interpretaron Déjenme Llorar, de Bronco. Y salieron para tomar aire y recuperar fuerzas, no así sus fans, quienes los sometieron a vítores con golpes en el suelo.

A su regreso ya los esperaban listos con lo que decidieran soltar y convirtieron La Tigresa en el previo para contar la historia de La Jura. Ya en la recta final, se tomaron su tiempo para tocar Itotiani, se miraban como si no llevaran una década juntos y con la expectación de qué truco nuevo podría sacar el otro. Y de repente sí salía una genuina expresión de sorpresa.

Como la que sobrevino en el público al escuchar esa única nota que se hiciera famosa como El Sonidito. Se nos preguntó que si estábamos cansados y un unísono negativo retumbó por el lugar a lo que Gabriel respondió pegándole a la batería como si fuese una tambora. Acto seguido, los hípsters/fresas (meros adjetivos resultado de la observación) se pusieron a zapatear al ritmo de esa mezcla de duranguense con guitarra de funk.

Diez años esperamos para poder estar aquí, frente a ustedes”, dijo Eduardo. Sin saberlo, el público había esperado los mismos diez años.

Fotos: @llo_rens

Nota anterior
Bossa nova, Calipso y Playa de California: entrevista con Salvador y el Unicornio
Nota siguiente
Radiohead estrena canción y video; mañana llegará 'OKNOTOK'
Atrás
COMPARTIR

Profetas en su tierra: Chicano Batman en el Lunario