✌ Music diggers since 2011

El tránsito de la CDMX hacia una ciudad inteligente

Por: Alejandro Vargas, Susana Enriquez, Mario Córdova y Alan Peralta.

Abstract:

El proyecto “Plan Maestro de Conectividad de la CDMX”, propuesto por Miguel Ángel Mancera, contempla la inclusión de la ciudad en el fenómeno global de las ciudades inteligentes, mismo que implica el alto desarrollo de infraestructura económica, política, social, tecnológica y legislativa. Sin embargo, este plan necesita de por lo menos 15 años para su aplicación concreta, hecho que implica un protocolo de acción por parte del gobierno de la capital en conjunción con la administración federal.

De tal manera, se hace necesario analizar el plan de acción propuesto por la actual administración del gobierno de la CDMX -tanto en el campo legislativo como en el presupuestal y logístico-, puesto que los intereses de los actores públicos y privados se verán afectados (positiva o negativamente) por dicho proyecto.

La unidad de análisis propuesta por esta investigación es la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión, publicada el 4 de julio de 2014 en el Diario Oficial de la Federación, por tener un impacto nacional y contener los lineamientos generales sobre el correcto funcionamiento de los medios de comunicación, los prestadores de servicios y los derechos de sus usuarios.

Introducción

Sociedad del conocimiento: un objetivo común

Las sociedades de la información y el conocimiento se han convertido en tópicos esenciales en el estudio de las ciencias sociales, sobre todo a raíz del Primer Informe Mundial de la UNESCO en el 2005. En ambos términos resulta primordial el desarrollo social mediante el fácil intercambio de bienes y servicios, además del crecimiento tecnológico y productivo de empresas.[1]

La sociedad del conocimiento se distingue de la sociedad de la información en la medida en que se entienda su “capacidad para identificar, producir, tratar, transformar, difundir y utilizar la información con vistas a crear y aplicar los conocimientos necesarios para el desarrollo humano. Estas sociedades se basan en una visión de la sociedad que propicia la autonomía y engloba las nociones de pluralidad, integración, solidaridad y participación”.[2]

La sociedad mundial de la información sólo cobra sentido si propicia el desarrollo de sociedades del conocimiento y se asigna como finalidad “ir hacia un desarrollo del ser humano basado en los derechos de éste”. Este objetivo es fundamental porque la tercera revolución industrial, la de las nuevas tecnologías y la nueva fase de mundialización que las acompaña han modificado radicalmente numerosos puntos de referencia y aumentado las brechas existentes entre ricos y pobres, entre países industrializados y países en desarrollo, e incluso entre los ciudadanos de un mismo país.

No toda la información es conocimiento y el traslado de un tipo de sociedad a la otra dependerá del desarrollo en las capacidades cognitivas para distinguir la información “útil” de la que no lo es.

Las nuevas Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC), como el caso del internet, han sentado las bases para la recuperación y almacenamiento de información que se requiere en este contexto. Se ha dado paso a una globalización de la información que debería estar al alcance de cualquiera.

En la búsqueda por una mayor interconectividad y el traslado hacia una sociedad del conocimiento, nace la idea de las Ciudades Inteligentes.

¿Qué es una Ciudad Inteligente?

Una Ciudad Inteligente es una ciudad innovadora que utiliza las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC) y otros medios para mejorar la toma de decisiones, la eficiencia de las operaciones, la prestación de los servicios urbanos y su competitividad. Al mismo tiempo, procura satisfacer las necesidades de las generaciones actuales y futuras en relación con los aspectos económicos, sociales y medioambientales.[3]

Dentro de los objetivos de la creación de Ciudades Inteligentes (además de hacerlas más atractivas para los ciudadanos) se considera el generar espacios más seguros, ambientes de innovación y mejor prestación de servicios, promoviendo la creación de empleos, la disminución de desigualdades y la calidad de vida a largo plazo.

Para el desarrollo de Ciudades Inteligentes es fundamental la conectividad, la cual se lleva a cabo mediante la colocación de sensores distribuidos en el ambiente y sistemas computarizados de gestión inteligente para resolver problemas inmediatos. Dichos mecanismos resultan útiles para las mejoras de servicio, alertas e información.[4]

Sin embargo, la tecnología es sólo una herramienta; es importante aclarar que las ciudades se vuelven inteligentes cuando enfrentan problemas complejos de forma integral: se deben desarrollar estrategias donde se contemplen aspectos medioambientales, urbanos, sociales y económicos, mediante respuestas innovadoras, con la finalidad de garantizar una gestión eficiente.

Las ciudades inteligentes, por tanto, requieren de un pensamiento complejo que permita resolver los problemas de las sociedades, igualmente complejos. Este tipo de pensamiento  permite “afrontar lo entramado, la solidaridad de los fenómenos entre sí, la bruma, la incertidumbre, la contradicción”[5], por tanto, es la base epistémica que rige el camino de las ciudades inteligentes.

Hacia el internet de las cosas

La creación de Ciudades Inteligentes conlleva una mayor interconexión no sólo entre gadgets (smatphones, tabletas, etc.), sino entre muchos otros objetos cotidianos que hoy en día pueden carecer de electrónica (focos, termostatos, dispositivos mecánicos).

El internet de las cosas o Internet of Things, re refiere a la conexión de múltiples objetos a una red global, a través de medios como el WiFi, WiMax, RFID, 3G, LTE, Bluetooth, NFC, entre otros. Esto haría posible que miles de millones de chips comuniquen los datos que registran.[6]

Al multiplicar la cantidad de aparatos conectados, se pretende cambiar  el mundo  a nivel doméstico, urbano y profesional. En el último año el número de usuarios de Internet creció en seis millones, según la Encuesta Nacional sobre Disponibilidad y Uso de Tecnologías de la Información en los Hogares. De igual forma los usuarios de smarthphones aumentaron 4 millones, siendo ahora 65 millones.

Este aumento se puede mostrar con una gestión de tráfico de una forma más eficiente, el consumo de energía del alumbrado público, mejor gestión de productos como medicinas, libros o refacciones, mayor seguridad en vías públicas y mayor conocimiento acerca de lo que se consume.

¿Es posible hacer de la CDMX un espacio urbano “inteligente?

Si bien el concepto de ciudad inteligente está estrechamente relacionado con el desarrollo tecnológico y el aumento de la productividad económica, política y cultural, es necesario comprender que éstos sólo son posibles a través de la potencialización de la interacción entre los diversos actores que conforman una ciudad. Así, la implementación de infraestructura sólo representa un primer paso para una urbe “inteligente”, en tanto que el fin último no puede ser la conectividad, sino la integración, participación y equilibrio de las diversas estructuras sociales delimitadas por el territorio urbano.

Con respecto a esto, Olga Gil, doctora por la Universidad Autónoma de Madrid, realiza un análisis[7] sobre el proyecto de ciudad inteligente de Shanghai, donde expone la importancia de la inclusión de los factores tecnológicos, económicos, sociales y políticos en un modelo ideal de sociedad de la información y (posteriormente) conocimiento. Modelo en donde las políticas públicas son el catalizador para los diversos actores implicados a través de relaciones estrechas, representadas gráficamente de la siguiente manera:

[8]

 

Sin embargo, la actualización de este modelo al contexto de la CDMX sugiere la necesidad de un marco normativo capaz de exponer y solventar los siguientes puntos:

En la Ciudad de México está la “Ley para el Desarrollo del Distrito Federal como Ciudad Digital y del Conocimiento (Gaceta Oficial del Distrito Federal, XVII época, 29 de febrero de 2012, n. 1299)” que precisamente nace de la necesidad de crear un instrumento normativo que permita desarrollar una estructura tecnológica sólida, segura y sostenible para garantizar el acceso a la información a todos los habitantes sin limitaciones de espacio, tiempo, canales o dispositivos.

La ley de la Ciudad de México, entiende a la ciudad inteligente como una metáfora que exige un tratamiento integrado, ya sea respecto de los diferentes sectores involucrados (energía, medio ambiente, transporte, economía, educación), o bien respecto de los diversos subsistemas (social, cultural, económico).

“Los elementos considerados en la ley conciernen a los siguientes temas: 1) infraestructura tecnológica, 2) gobierno electrónico, 3) gobernabilidad digital, 4) cybercultura y educación, 5) salud y asistencia social, 6) uso de redes sociales, 7) economía digital y del conocimiento, 8) investigación, desarrollo tecnológico e innovación, y 9) administración de la justicia.”[9]

“Se trata de definir un marco para realizar políticas de gobernanza incluyentes al interior de las cuales podrán configurarse objetivos específicos. Uno de los centrales es concebir la manera de mejorar, a través de la combinación de todas las tecnologías wired y wireless, la prestación de los servicios públicos del gobierno del Distrito Federal en los campos de la salud, la educación, la seguridad, la protección civil, el turismo y la cultura, así como el modo de vincular a las múltiples instancias de los actores económicos, sociales e institucionales. La extensión de la banda ancha se considera un factor clave para estar en condiciones de realizar las conexiones municipales; crear puntos de acceso comunitarios; y efectuar las conexiones entre las distintas instituciones educativas, los centros culturales y museos, así como entre los centros sanitarios y los hospitales. Igualmente importantes son la calidad y las modalidades de la cobertura tecnológica y la distribución de los puntos de acceso, que deben incluir a todas las instituciones y a todos los actores sociales y ciudadanos (artículos 3 y 4).”[10]

El marco legislativo, busca crear una reflexión para que la sociedad vea las posibilidades que tiene toda la ampliación y buen uso de las TIC para incrementar la participación e integración de las sociedades urbanas, pero no dejando de lado que de igual manera se pretende disminuir la desigualdad en el acceso de todos los recursos.

Para definir a una Ciudad Inteligente es fundamental revisar los conceptos de Digital City y Wired City (Holland, 2008), es decir, la utilización de la infraestructura de redes para mejorar la eficiencia económica y política y promover los desarrollos social y cultural urbanos.

Al igual, se busca destacar el liderazgo del business en el desarrollo urbano, el cual está empíricamente avalado por datos que muestran la correlación entre ciudad business-oriented y prestaciones socioeconómicas satisfactorias. Así mismo, la equidad de género es muy importante, pues se piensa que una fuerte atención a incluir a la totalidad de los residentes urbanos a través de la extensión de los servicios públicos.

Actualmente, las empresas tienen muy claros sus objetivos, y ahora están apostando por reclutar a los creativos, pues se trata de conseguir un crecimiento urbano a largo plazo. En cuanto a las sociedades, también hay un punto esencial, porque la smart city incrementa y pone a disposición capital social entre los ciudadanos, reduciendo los efectos considerados perversos del crecimiento Smart como todas las desigualdades sociales que se generan.

Por último pero no menos importante, tenemos una sostenibilidad social y medio ambiental como el principal componente estratégico de la ciudad inteligente, pues con esto último se le da un valor a la smart city para comprobar que puede garantizar el uso urbano de los recursos además de defender la renovación del patrimonio cultural.

 

El marco normativo mexicano: La ley Telecom como base para una ciudad inteligente

A pesar de que el desarrollo de este tipo de proyectos puede ser limitado por un espacio territorial, regido por leyes propias, en el caso mexicano es necesario analizar el documento que rige las telecomunicaciones a nivel federal (Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión). Retomando aquellos puntos que intervienen directamente en la creación de infraestructura y la conectividad.

¿Qué es?

El 14 de julio de 2014, se publicó en el Diario Oficial de la Federación la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión, que tiene por objeto regular, entre otros, el uso, aprovechamiento y explotación del espectro radioeléctrico  -el espacio que se utiliza para brindar los servicios de telecomunicaciones y radiodifusión-, las redes públicas de telecomunicaciones, la prestación de los servicios públicos de interés general de telecomunicaciones y radiodifusión –la telefonía fija y móvil, los servicios y contenidos de televisión restringida y abierta–, y la convergencia entre estos.[11]

Puntos esenciales de la ley Telecom:

Red troncal

El artículo décimo sexto transitorio establece que el Ejecutivo Federal deberá instalar una red compartida de servicios de telecomunicaciones al mayoreo que impulse el acceso de la población a la banda ancha y a otros servicios de telecomunicaciones. La instalación de esta red iniciará antes de que concluya el 2014 y deberá estar operando antes de que finalice el 2018. Se aprovecharán, al menos, 90 megahertz del espectro liberado por la transición a la televisión digital terrestre en la banda de 700 megahertz y la red troncal de fibra óptica de la Comisión Federal de Electricidad.

Agenda Digital

El artículo décimo cuarto transitorio establece que el Ejecutivo Federal tiene a su cargo la política de inclusión digital, teniendo a su cargo los temas de infraestructura y conectividad, tecnologías de la información y la comunicación, habilidades digitales, programas de gobierno digital, gobierno y datos abiertos; el fomento a la inversión en telesalud, telemedicina y en expediente clínico electrónico; y el desarrollo de aplicaciones, sistemas y contenidos digitales. Así, el estado debe garantizar la integración de la población a la sociedad de la información y del conocimiento.

Fue así como en noviembre de 2013, se presentó la Estrategia Digital Nacional, en el que se establecen la guía para las acciones y políticas necesarias para acercar las Tecnologías de la Información y la Comunicación, a la población; teniendo como objetivo, incorporar esas tecnologías a la vida cotidiana de las personas, de las empresas y del propio gobierno.

El programa establece tres tipos de impactos multidimensionales en la digitalización: Económico, Social y Político. Establece como misión, facilitar el acceso y promover la utilización de las tecnologías de la información y comunicación en la vida cotidiana de la sociedad y del gobierno para que éstas contribuyan al desarrollo económico y social del país, y a mejorar la calidad de vida de las personas; la visión es la de un México digital con una sociedad conectada, participativa e innovadora que potencializa su capacidades para tener mejores oportunidades; y un gobierno abierto, cercano, moderno y transparente, que garantice que la tecnología es motor del desarrollo del país.

Los objetivos de la Estrategia Digital Nacional son cinco: 1. Transformación Gubernamental. 2. Economía Digital. 3. Educación de calidad. 4. Salud Universal y Efectiva y 5. Seguridad Ciudadana.

Los habilitadores son también cinco: 1. Conectividad. 2. Inclusión y Habilidades Digitales. 3. Interoperabilidad. 4. Marco Jurídico y 5. Datos Abiertos.

Tarifas de Interconexión gratuitas

El Artículo 131 dice que mientras haya un preponderante en el sector de telecomunicaciones “no cobrará a los demás concesionarios por el tráfico que termine en su red”.

Este tipo de disposiciones usualmente las dicta el regulador (IFT). Pero en este caso una llamada que salga de un teléfono de Cablevisión o de un móvil de Iusacell hacia un teléfono de Telmex, la tarifa de interconexión será cero. Esto también puede inhibir la competencia, señala Ramiro Tovar.

“A los chicos les va a convenir que el grande siga siendo grande y ellos no crezcan más de 50%, porque dejarían de gozar de las prebendas que les da la ley.”

Vigilancia constante del Gobierno

El Artículo 190 dice que los proveedores de servicios de telecomunicaciones deben “colaborar con las instancias de seguridad, procuración y administración de justicia, en la localización geográfica, en tiempo real, de los equipos de comunicación móvil, en los términos que establezcan las leyes”.

Pero además les obliga a “conservar un registro y control de comunicaciones que se realicen desde cualquier tipo de línea que utilice numeración propia o arrendada, bajo cualquier modalidad, que permitan identificar con precisión los siguientes datos:

  1. a) Nombre, denominación o razón social y domicilio del suscriptor.
  2. b) Tipo de comunicación (transmisión de voz, buzón vocal, conferencia, datos), servicios suplementarios (incluidos el reenvío o transferencia de llamada) o servicios de mensajería o multimedia empleados (incluidos los servicios de mensajes cortos, servicios multimedia y avanzados)”.

La organización no gubernamental Artículo 19 señala que la retención de datos nunca debe utilizarse como un mecanismo de vigilancia y control.[12]

Plan Maestro de Conectividad de la CDMX: Inconsistencias legales y vacíos operacionales

El 18 de septiembre de 2016, el portal de la Secretaría de Desarrollo Económico de la Ciudad de México lanzó un comunicado en el cual informaba del inicio del “Plan Maestro de Conectividad de la CDMX”, un supuesto esfuerzo del gobierno capitalino por “incrementar la conectividad de la CDMX” a partir de la creación de infraestructura tecnológica y un conjunto de lineamientos operativos de gestión y administración gubernamentales.

A continuación, es presentado el comunicado íntegro obtenido de la página oficial de la SEDECO:

Para aprovechar la infraestructura existente, el Gobierno de la Ciudad de México, a través de la Secretaría de Desarrollo Económico (SEDECO), inició el proyecto “Plan Maestro de Conectividad de la CDMX” en coordinación con la UNAM y el Banco Mundial.

El proyecto tiene por objetivo incrementar la conectividad de la CDMX por medio de una unidad organizacional que se encargue de la gestión de la infraestructura y el diseño de una asociación público-privada para operar la Red de Conectividad de la CDMX que, con base en las mejores experiencias internacionales, permita aprovechar de manera eficiente la infraestructura existente, fomentar sinergias e impulsar el crecimiento autónomo y sustentable de nueva infraestructura y establecer los cimientos para que México se convierta en una Ciudad Inteligente

El Plan Maestro consiste en: análisis de la estructura gubernamental e identificación de necesidades; identificación de infraestructura de conectividad actual en la ciudad; estimación de la demanda de conectividad en la Ciudad de México; propuesta de diseño de la Red de Conectividad de la Ciudad de México; propuesta de rediseño del Sistema de Radiodifusión CDMX.

El Gobierno de la Ciudad de México ha puesto la mira en el desarrollo de una ciudad inteligente que proporcione soluciones a los problemas que aquejan a las zonas urbanas, que aproveche la tecnología para simplificar la vida de las personas y facilitar las actividades de las empresas, pero que también vaya más allá de este aspecto, aprovechando las nuevas herramientas basadas en la inteligencia colectiva y los procesos sociales colaborativos.

El impulso al desarrollo de la infraestructura tecnológica será coordinado por el Consejo Económico y Social de la Ciudad de México, el cual estará en constante interacción con los sectores académico y empresarial para poder planear la evolución de la infraestructura.[13]

El documento anterior es el único comunicado “oficial” que expone explícitamente las intenciones del Jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, por transformar la Ciudad de México en una ciudad inteligente. Sin embargo, dentro de su misma composición, existen algunas inconsistencias legales y operacionales que podrían revelar las verdaderas motivaciones tanto del Plan Maestro de Conectividad, así como del discurso con el que ha sido acompañado.

Como primera consideración, es necesario poner énfasis en los fundamentos legales de las disposiciones gubernamentales referentes a los requerimientos para la creación de nuevas infraestructuras tecnológicas que permitan la creación de un gobierno digital o la transformación de la CDMX en una Ciudad Inteligente.

Plan Maestro de Conectividad y su vinculación con el Programa General de Desarrollo del Distrito Federal 2013-2018

A pesar de que el comunicado de la Secretaría de Desarrollo Económico de la Ciudad de México contempla al Plan Maestro de Conectividad de la CDMX como un proyecto nuevo y de reciente ejecución, la realidad es que dicho plan es sólo una extensión distintiva de uno de los apartados del Programa General de Desarrollo del Distrito Federal 2013-2018[14].

En las áreas de oportunidad de dicho programa, el documento especifica que las metas del gobierno de la CDMX son:

1.- “Construir un gobierno inteligente, abierto, ágil y flexible, que utilice los más avanzados sistemas administrativos y tecnológicos para promover la eficacia gubernamental y hacer un uso más eficiente de los recursos públicos.”[15].

2.- “Desarrollar un Modelo Estratégico Integral de TIC (MEITIC) para el Gobierno del Distrito Federal que lo posicione como un gobierno que difunde, promueve, impulsa, coordina y apoya la innovación, así́ como el desarrollo e implementación de las TIC al servicio de la ciudadanía”[16].

El desarrollo de las tecnologías de la información y la creación de un gobierno inteligente, son características mínimas de las ciudades inteligentes, y por lo tanto, existe una vinculación estrecha entre el Plan Maestro de Conectividad y el Programa General de Desarrollo del Distrito Federal. No obstante, el comunicado de la SEDECO no especifica cuál es la relación entre ambos, ni tampoco si su operación será conjunta o si se trata de propuestas distintas.

Las metas parecen prometedoras para el contexto actual de la Ciudad de México. Sin embargo, los objetivos particulares con los que vienen acompañadas las metas no determinan líneas de acción claras de parte del gobierno y esto podría ocasionar que la operación del plan quede a disposición y criterio de la institución o las instituciones que lo lleven a cabo.

En el siguiente objetivo particular, por ejemplo, no es claro bajo qué pautas tendrá que realizarse la estandarización y tampoco es explícito si es que tendrán que difundirse en todos los portales de internet de gobierno o que departamento específico será el encargado:

  • Estandarizar y difundir los trámites y servicios digitales en los portales de internet del gobierno, como una alternativa de atención pública.

A pesar de que el anterior es sólo uno de muchos otros puntos, los demás objetivos particulares y las posibles líneas de acción también carecen de especificidad y claridad, lo cual podría ocasionar vacíos de conocimiento o incomprensión operativa.

Plan Maestro de Conectividad y su omisión en la Constitución Política de la Ciudad de México

Es irónico que uno de los más grandes proyectos de Miguel Ángel Mancera brille por su ausencia en la Constitución Política de la Ciudad de México. Dentro de la ley, la creación de infraestructura tecnológica e instituciones regulatorias u operacionales “inteligentes” aparecen únicamente con relación al Programa General de Desarrollo del Distrito Federal y no al Plan Maestro de Conectividad, lo cual resta valor a éste último[17].

Una de las mayores problemáticas de este caso es que, incluso, la Constitución Política de la Ciudad de México es aún menos específica que el Programa General de Desarrollo del Distrito Federal en el ámbito de la creación de ciudades inteligentes.

La falta de especificidad y la nula designación de obligaciones o castigos a los funcionarios que incurran en una violación a los proyectos de largo plazo también podría ocasionar que en el futuro, cada administración modifique los proyectos a su antojo y a su propio beneficio.

En conclusión, las generalidades y los vacíos legales en el Plan Maestro de Conectividad, dan la impresión de que el mismo únicamente tiene una función propagandística. La vanguardia tecnológica y el desarrollo o concreción de un gobierno inteligente pueden parecer innovadores o impactantes en primera instancia, sin embargo, las inexactitudes y las inconsistencias legales dejan notar el carácter desorientado de la administración en turno.

Para crear una sociedad de conocimiento se requieren diversos factores, entre ellos que la población tenga un libre acceso a la información y garantía de uso de las nuevas tecnologías. Si en primera instancia el gobierno y la industria no gestionan y promueven esta accesibilidad, difícilmente se podrá elaborar un plan para diseñar una ciudad digital y tener las herramientas que ayuden a una disminución de la brecha digital y rezago tecnológico que existe en México

¿La Ley TELECOM es compatible con el Proyecto de Conectividad de la CDMX?

La subsecretaria de comunicaciones de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), Mónica Aspe Bernal, ha asegurado los efectos positivos que la reforma en telecomunicaciones, promulgada por el presidente Enrique Peña Nieto, traerá para el desarrollo de ciudades inteligentes.

Como en el caso de Ciudad Maderas (Querétaro), el Proyecto de Conectividad de la CDMX conlleva una conectividad efectiva, para lo cual sería necesaria la instalación de una fibra óptica que permita que casas, centros comerciales, hospitales y universidades se encuentren conectadas. Dicha interconectividad, así como lo correspondiente a tecnologías e infraestructura debería quedar a cargo del poder Ejecutivo Federal.

Asimismo, en la ley se contempla el acceso mayoritario a las redes de telecomunicación. En tal sentido se debe reconocer la transición de la televisión analógica a la digital; Mónica Aspe Bernal reconoce que “nuestro país tiene espectro disponible para telefonía e internet móvil que hoy no tiene ningún otro país en América Latina”.[18]

Es importante recalcar que la Estrategia Digital Nacional no se concentra únicamente en los avances tecnológicos que se puedan ofrecer, sino que vincula el acceso a la información, la educación, seguridad, salud, la impartición de justicia y una mejora en la economía.

Sin embargo, como se ha expuesto anteriormente, no existe una vinculación clara entre el proyecto de conectividad de la CDMX, el antiguo programa general de desarrollo del Distrito Federal y la ley que actualmente opera y rige las telecomunicaciones a nivel nacional.

Si bien es claro que una red troncal, tarifas de interconexión, la propuesta de una agenda digital y la creación de un organismo autónomo (Ifetel) encargado de garantizar la no preponderancia y el derecho de las audiencias, son elementos necesarios para la correcta aplicación de un modelo de ciudad inteligente, no es posible establecer un protocolo de aplicación sin una normatividad local, a saber, la inclusión de leyes en materia de inclusión y desarrollo tecnológico en el proyecto de la naciente constitución de la CDMX.

Lo anterior se hace indispensable para no confundir un ideal de interacción y comunicación  con un campo de oportunidad para partidos políticos, empresas, y el gobierno federal. Pues si bien la infraestructura puede ser un indicador de desarrollo económico y social, no es suficiente para optimizar la productividad y aumentar la calidad de vida de los capitalinos.

[1] Casas, María. (2010). México: Sociedad de la Información o Sociedad del Conocimiento. marzo 26, 2018, de Virtualis Sitio web: http://aplicaciones.ccm.itesm.mx/virtualis/index.php/virtualis/article/viewFile/19/8

[2] UNESCO. (2005). Informe Mundial de la UNESCO: Hacia las Sociedades del conocimiento. Mayo 06, 2018. Sitio Web  de UNESCO:  http://unesdoc.unesco.org/images/0014/001419/141908s.pdf

[3] Unión Internacional de Telecomunicaciones (Grupo Temático sobre ciudades sostenibles e inteligentes, 2014)

[4] Bouskela, Maurício . (2016). La ruta hacia las Smart Cities. México: BID.

[5] Morin, Edgar (1994) Introducción al pensamiento complejo.  P. 32

[6] Telcel. (2014). Internet de las cosas. Marzo 27, 2017, de Forbes Sitio web: https://www.forbes.com.mx/internet-de-las-cosas/#gs.C9mYsL4

[7] Gil, O.. (2015). Smart cities through the lenses of public policy: the case of Shanghai . Marzo 26, 2017, de Revista Española de Ciencia Política Sitio web: http://eds.a.ebscohost.com.pbidi.unam.mx:8080/eds/pdfviewer/pdfviewer?sid=a7be0688-e3f0-4b7e-8f8a-d814c2f9519c@sessionmgr4007&vid=2&hid=4208

 

[8] Smart cities through the lenses of public policy: the case of Shanghai, pp 67

[9]  Ibíd.

Berra, M.. (2013). De la ciudad digital a la ciudad incluyente. La construcción de un capital sociotécnico. Mazo 26, 2017, de Scielo Sitio web: http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0187-01732013000200001&lng=es&nrm=iso&tlng=es

[10] idem

[11] Ley Federal de Telecomunciaciones y Radiodifusión. Recuperado de: http://www.ift.org.mx/que-es-el-ift/ley-federal-de-telecomunicaciones-y-radiodifusion,

[12] Los 6 puntos más polémicos de la Ley Telecom. Recuperado de: https://www.forbes.com.mx/los-6-puntos-mas-polemicos-de-la-ley-de-telecom/#gs._e6cmmk

[13] Boletín de prensa acerca del Plan Maestro de Conectividad de la CDMX. Recuperado de: http://www.sedeco.cdmx.gob.mx/comunicacion/nota/inicia-gcdmx-plan-maestro-de-conectividad

[14] Dicho programa, es “el documento rector que contiene las directrices generales del desarrollo social, del desarrollo económico, del desarrollo sustentable, protección civil y el ordenamiento territorial, del respeto de los derechos humanos y la perspectiva de género de la entidad, así como de políticas en materia de desarrollo metropolitano, con proyecciones y previsiones para un plazo de 20 años”. Esto quiere decir que es conceptualizado como un proyecto progresista con una prospectiva que podrá concretar sus resultados hasta después de una cantidad de años considerable”. Programa General de Desarrollo del Distrito Federal. Recuperado de: https://prosoft.economia.gob.mx/organismos/docop/ESTRATEGIAS%…)

[15] Idem.

[16] Idem

[17] Constitución política de la Ciudad de México. Recuperado de: http://www.cdmx.gob.mx/storage/app/uploads/public/589/746/ef5/589746ef5f8cc447475176.pdf

[18] Redacción Obras. (2016). México, “apagado” rumbo a las ciudades inteligentes. marzo 26, 2017, de Obras web Sitio web: http://www.obrasweb.mx/construccion/2016/02/19/mexico-apagado-rumbo-a-las-ciudades-inteligentes

Nota anterior
Casual: Flea, Mac DeMarco y Anderson .Paak tocan en un bar de Buenos Aires
Nota siguiente
Nuestra segunda odisea por el Primavera Sound Festival: reseña y fotos
Atrás
COMPARTIR

El tránsito de la CDMX hacia una ciudad inteligente