Back

Hace tres años de Deafheaven; esta semana regresan a El Plaza

Hace casi tres años, Deafheaven fue la banda encargada de abrir el escenario principal del Corona Capital. En esa ocasión, los filtros de seguridad retardaron el horario de entrada y en ese instante, el schedule del día comenzó a sufrir sus primeras afectaciones. A pesar del ligero retraso, la banda de San Francisco, California salió a escena mientras un cielo azulísimo arropaba las pocas almas que habían logrado traspasar los filtros a tiempo para ver a la agrupación desde las vallas de contención.

Mientras miles de personas corrían desesperadamente hacia el escenario, Kerry McCoy arrancó enérgicamente con los primeros acordes de Dream House, y desde ese momento inició la comunión. Entre rostros atónitos por la facticidad del momento, George Clarke emergió de las sombras y confrontó cara a cara a los asistentes con su polifacética voz gutural. Inmediatamente las lágrimas brotaron de la emotividad del momento, el aliento fue arrancado por el nivel de volumen y el ritual poco a poco se convirtió en un evento de catarsis colectiva.

Llegó Irresistible para confirmar un hecho que hasta ese momento, aún parecía inaudito: Deafheaven estaba tocando en la Ciudad de México. Los fanáticos parecían desfallecer y renacer con cada una de las complejas progresiones, y no era para menos, la banda exigía y otorgaba devoción hacia las personas reunidas como ninguna otra. Entre el público y los cinco miembros sólo existían barreras físicas, no mentales; la agrupación logró conocer a los desconocidos que se encontraban frente de ellos únicamente a partir de la conexión que tenían con su música.

La calidez de Sunbather y la intensidad de From The Kettle Onto the Coil prepararon a los asistentes para la explosión final de emociones y sentimientos con Unrequited, una de las canciones más bellas de la banda, rica en texturas tenues y agresivas. La breve presentación terminó en un cumulo de contrastes melódicos que no hicieron más que representar la complejidad emocional del ser humano.

En poco más de 30 minutos, Deafheaven dio sólo un adelanto de lo que puede llegar a ser una de sus presentaciones en solitario, y afortunadamente, este fin de semana tendremos la oportunidad de presenciar dos presentaciones en territorio nacional: una en Guadalajara y otra en la Ciudad de México. Los invitamos encarecidamente a ser parte de una experiencia única que difícilmente pueden ofrecer otros artistas de la época. Please Remember: No siempre existe la oportunidad de escuchar Dream House y Luna en vivo.

About the Author /

Editor | Esperando el imposible regreso de Modern Baseball y el nuevo álbum de Kanye West.