✌ Music diggers since 2011

El bromance entre Kanye West y Donald Trump ha llegado demasiado lejos

Si ayer estuviste revisando Twitter con regularidad, sabes que uno de los trending topics del día fue el rapero Kanye West, quien estuvo durante horas en la plataforma defendiendo a su “hermano” Donald Trump, con quien al parecer comparte un vínculo común debido a la “energía del dragón”, afirmando que “los librepensadores no temen represalias por sus pensamientos” y que las masas no podían hacer que Kanye dejara de amar al líder político. Como si eso fuera poco, compartió imágenes de su gorraMake America Great Again y hasta posó con ella.

Como se imaginan, todo esto causó una de las polémicas más salvajes del año en la red social, así como comentarios de sus colegas en el mundo de la música, comenzando por Janelle Monáe, quien en una entrevista en la radio fue bastante tajante y directa acerca de la aparente amistad de West con Trump:

“Creo en el pensamiento libre, pero no creo en el pensamiento libre si está enraizado en o a expensas de los oprimidos. Si los opresores usan su pensamiento libre como combustible para seguir oprimiendo a las personas negras y a las minorías, creo que es una mierda y no está bien”.

Artistas como J. Cole, Jaden Smith y Ice T comentaron acerca de los tweets:

Hasta Frank Ocean parecía extrañar al viejo Kanye:

Además, el director de Get Out y ganador del Oscar, Jordan Peele, confesó que la tormenta de tweets de Kanye había sido la inspiración perfecta para comenzar a escribir la secuela de su reconocido filme de terror, pues parece que el rapero vive en the sunken place:

Kim Kardashian, probablemente cansada de recibir tweets de gente pidiéndole que pusiera a su esposo bajo control, lanzó una serie de mensajes en la red social criticando a los medios de comunicación por tildar a Kanye de tener problemas mentales con tanta facilidad, y que solamente estaba siendo él mismo. Para completar, dijo que tanto ella como West no estaban de acuerdo con las políticas de Trump, pero que Kanye estaba en la libertad de decir lo que quisiera, pues estaba “adelantado a su tiempo”:

Ok, girl.

Alguien que sí defendió a capa y espada al rapero fue Chance The Rapper, afirmando que había estado con Kanye un par de días antes y que estaba perfectamente bien, que era el mismo de siempre y que no, no tenía problemas mentales. Además agitó un poco más a la multitud diciendo que todas las personas de raza negra en los estados unidos no tenían que ser del partido demócrata:

Mientras algunas destacadas figuras del espectáculo decidieron ser más vocales al respecto, artistas como Kendrick Lamar, Rihanna, Nicki MinajThe Weeknd decidieron simplemente dejar de seguir a Kanye West , de acuerdo a editor en jefe de 24/7 Hip Hop News, Benjamin Enfield. Si lo siguieron en primer lugar no está claro, sin embargo, de acuerdo con Does Follow, un sitio web externo que toma datos de Twitter, ninguno de ellos está siguiendo actualmente a West.

Incluso, el website Gizmodo afirmó que en las últimas 24 horas, los tweets sorprendieron tanto a fanáticos y compañeros de West, que posiblemente haya perdido más de 9 millones de seguidores en Twitter. Wow. Esperaremos qué nos espera la próxima vez que Kanye abra su cuenta de Twitter; ya queda claro que buena parte de la red social no quiere su libro de filosofía.

Update 10:58 horas: De acuerdo con declaraciones ofrecidas por un vocero de Twitter a la página The Verge, la diferencia en los seguidores de Kanye West en las últimas horas fue causada por un glitch en el sistema y no por una estampida de sus fans. Esto fue lo que dijo el representante de la red social:

“Podemos confirmar que el conteo de seguidores de Kanye se encuentra actualmente en aproximadamente 27 millones. Cualquier fluctuación que las personas puedan estar viendo es una incoherencia causada por un glitch, y debería resolverse pronto”.

Nota anterior
El primero de la temporada: Warm Up Festival 2018 en España
Nota siguiente
This business Case for Workplace Mobility
Atrás
COMPARTIR

El bromance entre Kanye West y Donald Trump ha llegado demasiado lejos