✌ Music diggers since 2011

Espejos y una era del vacío: entrevista con Molinette Cinema

Después de su reciente presentación en Festival Laberinto y haber grabado sesión con Central Once, Molinette Cinema se declara listo para dar el siguiente paso en su aún corta trayectoria, que se perfila como un proyecto auténtico por el característico sonido orquestal que resulta del juego de percusiones, cuerdas y sintetizadores.

Así, la banda originaria de la Ciudad de México anuncia el estreno de Espejos, con el que acorta la espera para el lanzamiento de La Era del Vacío, su segundo material de estudio.

Platicamos con Frida Peralta (Violín), José Moreno (Bajo) Tania Macedo (sintetizador y samples) , Arturo Burgos (Batería), Rodro Díaz (Guitarra) y Raúl Torres (voz y guitarra) sobre el proceso que implicó hacer este nuevo disco, los sonidos que lo caracterizan y las vivencias que están dispuestos a compartir a través de su cinema musical.

Como un salto al vacío, aventura, niñez y diversión, los integrantes describen la experiencia que resultó su primera producción, Papalote, de tintes folk, jazz y chamber pop.  En donde a través de seis canciones nos mostraron el lado emocional, irreverente y contestatario de la banda.

¿Qué aprendieron de Papalote?

Raúl: La vida cuesta un chingo, y no sólo en cuanto al dinero, sino al esfuerzo, el tiempo y la dedicación. No sé, tener una banda es como tener una novia. Con Papalote nos dimos cuenta de que si queríamos tener esto al cien debíamos dejarnos de mamadas.

Rodro: Curiosamente ayer lo volví a descargar, no lo tenía -la sorpresa y burla de la banda se hace presente-. Con esto del nuevo disco me pregunté cómo sonábamos hace tres años, con una nueva perspectiva y dije “oye, no está mal hecho”. Es una bonita carta de presentación, fue nuestro planteamiento y ganas de decir “queremos hacer las cosas profesionalmente, montarnos a un tren que nos lleve muy lejos”.

Tania: Personalmente aprendí lo que implica el proceso de grabar y el tener una banda. Aprendimos mucho sobre la marcha, cagándola, pero corrigiendo, lo que nos ayuda para lo que estamos haciendo actualmente.

Arturo: Fue un gran reto para nosotros, desde hacerlo hasta verlo plasmado con la maquila. En ese momento todos teníamos 19 años, nos hizo madurar como músicos, como personas y como banda, a definir lo que ahora somos. Estamos muy motivados y contentos para ahora presentar el nuevo disco.

 El ser un proyecto que ensambla diversos instrumentos muchas veces resulta complicado, luego del estilo que consiguieron con el primer EP ¿Piensan en alinearse en un género?

Raúl: No buscamos eso, para nada

Rodro: Muchos dicen “ya encontramos nuestro sonido”, pero creo que es tener la mente muy cerrada. En ese sentido encontramos un sonido para este nuevo disco, pero podemos llegar al siguiente y decidir no ocupar nada de guitarras… ahora estamos muy enamorados del resultado, fue un proceso unificador en el que cada uno aporto lo suyo.

Arturo: Atravesamos muchas etapas y momentos y que plasma cada cosa que está viviendo. Cada canción es un episodio de nosotros, nunca ha tenido limites en cuanto al sonido, es muy libre.

Raúl: Molinette es un juego de sonidos- de apariciones sugiere Rodro-, para mi es la modernización de lo que es una orquesta, y va a sonar a lo que tenga que sonar.

¿El no definir un sonido y tratar de cambiar como si se tratara de escenas cinematográficas se relaciona con el nombre de la banda?

Rodro: Sí, totalmente. Parte del concepto es no ser sólo uno. El cinema es un lugar donde puedes ir a encontrarte, y no siempre verás el mismo tipo de películas.  La idea nos abrió la posibilidad de visualmente y musicalmente siempre estar cambiando.

Tania: Es el relato de lo que vivimos, todos somos un cinema.

En Bicicleta, el primer sencillo del nuevo álbum, existe un ambiente total de romanticismo ¿Qué tipo de relato nos narrarán con La Era del Vacío?

Arturo: La verdad es que sí, aunque el disco no es tanto de amor, sino del desamor. La mayoría de las canciones son cercanas a la nostalgia y a la tristeza.

Raúl: En específico, el nombre viene de La Era del Vacío de Gilles Lipovetsky, que son, literal, “ensayos sobre el individualismo contemporáneo “¿Qué implica el individualismo? Es egoísmo, esas emociones y sensaciones humanas arraigadas que en esta sociedad capitalista van creciendo. Me pasa que transcurre un día, una semana, un mes y me siento diferente, pero como una peor persona. Justo por ahí va, por expresar el hartazgo de “wey, no soporto esto” en un ciclo infinito donde no sabes ni explicar qué sientes ni cómo dejar de sentirlo, si desecharte o quererte. De hecho el disco es cíclico, el segundo cero es exactamente el último, se trata de que a veces regresamos al mismo lugar sin soportarnos… y bueno, henos aquí.

Arturo: Veo a los dos discos como una persona hablando de algo pero de diferente manera, en el caso de este último como alguien más maduro. Existe una queja más pulida, más general, más construida. El individualismo del que habla Raúl se ve muchísimo en el disco, las letras hablan de alguien, y ese alguien te dice con cada canción diferentes cosas.

La crítica social siempre es polifacética  ¿Desde qué perspectiva podremos interpretar el disco?

Rodro: Muchos artistas toman la postura de pensar que los demás están enajenados y ellos no, en ese sentido, la crítica de la Era del Vacío es una exhibición de nosotros mismos como personas normales.

Raúl: Todos lo hemos pasado, lo vivimos todos los días, aunque no todos saben cómo expresarlo.

¿Espejos es un ejemplo de esta exhibición?

Raúl: Creo que es reflejo la descomposición emocional de alguien, de llegar al punto en el que nada te es suficiente. Es nuestra canción más literal, pero real. No muchos hablan de lo importante que es la salud mental, y me gustaría llegar a un punto en el que nuestras canciones sean de ayuda para alguien. Es una canción con elementos musicales disco, que es algo que no habíamos explorado.

¿Han pensado en una propuesta visual para complementar esta línea conceptual?

Raúl: Totalmente, mucho. De hecho tenemos sorpresas y una línea visual definida, aún sin publicar. Esperamos que salga con el video de Espejos.

¿Tiene que ver con el cine, lo circense, con el video de bicicleta?

Tania: No es tanto como bicicleta, aunque la idea es hacer de cada uno un personaje.

Raúl: Tiene que ver con lo circense, pero más que entretener o divertir es para burlarse. Nos gusta hacerlo, me encanta burlarme.

Rodro: Sí, y de hecho empezamos con nosotros, incluso en nuestra sesión fotográfica hicimos una especie de deconstrucción de cada uno. Los hombres nos pusimos maquillaje, algo que jamás en la vida, pero dijimos “vamos a intentarlo”.

Raúl: Respecto a la producción hay más personas involucradas, como Jazmín Huerta, exdirectora de arte de Central Once, que nos está ayudando con la parte gráfica, ella es un genio, es un honor colaborar juntos.

Rodro: Incluso ella lo vio, no tuvimos que decirle qué hacer. Un día llegó al estudio, nos escuchó y en un tipo de confesionario uno por uno habló con ella. Entonces, después de todo el background individual y colectivo dijo “me imagino esto”, y sí, eso es.

¿Cómo influyen sus personalidades? ¿Cuál es el papel que desarrolla cada uno en el desarrollo creativo?

Tanía: La verdad es que todos no llevamos muy bien, en el proceso también aprendimos a escucharnos desde afuera -Rodro sostiene la mirada con Raúl mientras él revela “ese we es puto”. Todos ríen-.

Rodro: Todos han sido el desmadroso una vez -regresando la broma a Raúl-, el “te estás friteando, el “wey, cállate”.

Raúl: Hemos tenido juntas para decir “tenemos que hacer algo con tal integrante”. Este tipo de cosas siempre pasa.

Rodro: Yo siempre he dicho que Raúl es el hiperactivo que llega y dice “miren, miren, hice esto” y nosotros decimos “vamos a intentarlo”.

Arturo: Ha pasado con algunas canciones como Mariana o Espejos, pero en la etapa de producción que tuvimos a principios de este año todos nos involucramos para poder definir el sonido de las canciones. Aprendimos a identificar qué posibilidades de sonido teníamos, tal vez Raúl imaginaba cosas que como banda no podíamos ofrecer pero sí reinventarlo de otra forma. Entonces Raúl juega un papel importantísimo en la creatividad y los arreglos, pero la esencia de cada uno de los miembros es lo que le da un toque auténtico a Molinette Cinema.

¿Cómo se llevó a cabo el proceso de producción de La Era del Vacío?

Raúl: Yo tengo una casa productora, La casa del Abuelo. Somos el Abuelo, Mike y yo. Fue algo como ¿Podemos hacer aquí el disco de la banda?, e  iniciamos el 5 de enero, hasta ahora llevamos cinco meses de grabación.

Rodro: Fue como mes y medio de ensayar a lo idiota, incluso soñaba que ensayaba.

Tania: Nos encerramos todos para vivir juntos y ensamblar la música. Era despertar, desayunar (aunque no siempre) y después todo el día a ensayar.

Arturo:  Después de los dos primeros meses se nos abrieron los oídos, nos escuchábamos más desde afuera y pudimos combinar los gustos personales para poder coincidir. Y sí, fue un sacrificio, el no poder ver a tu familia, amigos, perro, cortar a tu novia -Esta última referencia plasmada en Mariana, por Raúl-.

Raúl: Fue encerrarnos en un barco y emprender un viaje. A la par fui produciendo el disco, al grabar tratábamos de estar todos presentes para tener más opiniones, en ese sentido nos hemos ido muy lento, pero seguro. Ahora el disco está casi terminado, el tracking está al 99% en la espera de unos detalles en la mezcla, esperamos que salga en uno o dos meses, de hecho lo vamos a presentar en bajo circuito el siete de septiembre.

Después del sacrificio de tener que abandonar escuela, trabajo, relaciones y dinero ¿Quedan satisfechos con el resultado?

Arturo: Hemos ganado bastante aún sin sacar el disco, es el resultado que esperábamos -Aún más interrumpen Rodro y Tania entre risas y una evidente alegría por la retrospectiva del trabajo-.

Rodro: No ha valido, sigue y seguirá valiendo la pena, porque ya encontramos un modo de trabajar, de convivir, un modo de no mandarnos a la chingada.

Raúl: ¿Has vivido con tus mejores amigos dos meses? Es lo peor del mundo, no era broma lo de “ese we es puto” -De nuevo las risas y pequeñas bromas retoman el ambiente-. Nos enteramos todo de todos y está bien.  Realmente confío en cada persona involucrada, porque una banda no sólo son los músicos, es una empresa enorme. En lo personal tuve que cortar lazos con mi pareja y familia…

Tania: incluso llegó un punto en el que vimos la necesidad de pararle tantino, nos estábamos yendo a la verga. Yo estaba deprimidísima.

La dificultad de solventar un proyecto es grande, tanto emocional como económicamente, y en el caso de su primer EP recurrieron a Fondeadora para poder financiar la maquila ¿Lo harán de nuevo?

Raúl:  Llegó un punto en el que no teníamos nada, mas que ensayar. A veces no teníamos ni para comer por la falta de dinero, porque era más importante los gastos de producción y pagar nuestras deudas, sentir la felicidad de deber dos mil pesos menos.  Pero no -contundente-, lo pensamos pero en Papalote eran tiempos diferentes, la verdad si lo hacemos por Fondeadora sería por huevones, porque realmente es pasarnos.

Rodro: En su momento fue un impulso de saber que contamos con el apoyo de la gente, y lo agradecemos. Pero esto es parte de ser adulto.

El apoyo de las personas es claro, pero ¿cómo perciben la denominada escena independiente en la ciudad?

Arturo: El proceso que hemos llevado nos ha hecho ver desde afuera el trabajo que hacen las promotoras con sus bandas y los venues, entonces no es que realmente necesitemos un apoyo, porque siempre vamos a ofrecer algo como grupo.

Rodro: En mi experiencia puedo decir que el único apoyo real y sincero está en la gente. En cuanto a los foros muchas veces queremos algo pero entendemos que los espacios sólo nos pueden dar ciertas cosas, y no vamos con la intención de exigir nada…

Raúl: Tal vez sí necesitamos cosas, pasa que a veces ciertos lugares no te permiten ni siquiera el soundcheck, cuando nuestro input list es de 20 canales. Y es que realmente necesitamos sonar bien.

Rodro: No es que tengas que pagar para tocar, pero hacerlo sí cuesta (transporte, comida, renta de equipo) Y no es tirarse al drama y decir que la escena no apoya, porque si trabajas seguro se abren los espacios.

Raúl: Por eso mencionábamos lo de la gente, porque realmente son ellos quienes hacen esto posible.

Rodro: Hay que aprovechar que la escena es enorme, y la ciudad lo es. Ya basta de endiosar los foros, de que todo sea en la Roma y la Condesa, existen el norte y el sur.

Raúl: El mejor soporte que una banda puede tener es su público, las marcas, foros y demás oportunidades no se dan sino tienes gente que te apoye y le interese tu proyecto.

Rodro: ¿Quién te va a decir que la estás cagando? La gente.

Al termino de la larga charla cada uno de los integrantes luce orgulloso, con ganas de salir y mostrar las canciones y proyectos audiovisuales que a lo largo de cinco meses fueron construyendo. En una muestra de constancia y sinceridad, Molinette Cinema espera seguir creciendo y consolidarse como una banda independiente única en su estilo, sin duda un proyecto a seguir.

Tras el estreno de su segundo sencillo, Molinette alista la presentación de La Era del Vacío para el 7 de septiembre en Bajo Circuito, con un show que promete la inclusión de nuevos elementos escénicos que la banda ha trabajado a la par de las canciones inéditas de la nueva producción.

Nota anterior
Arcade Fire tiene nueva canción y video: "Signs of Life"
Nota siguiente
Tyler, The Creator está de estreno con dos nuevas colaboraciones
Atrás
COMPARTIR

Espejos y una era del vacío: entrevista con Molinette Cinema