Back

De paseo por Hollywood: reseña a ‘Hang’ de Foxygen

Lennon y McCartney; Jagger y Richards; Gallagher y Gallagher; en este caso Sam France y Jonathan Rado. Otra dupla que, en todos los sentidos, es un claro ejemplo de que si algo funciona no es necesario cambiarlo. Porque, desde luego, Foxygen no han reinventado la música pop. Sus canciones siguen la fórmula de los grandes clásicos. Podemos decir sin miedo a equivocarnos que Foxygen es un revival, pero sin duda uno hecho con buen gusto, talento y un desparpajo que refresca esos sonidos quizás demasiado manidos. Pero esto no es una sorpresa, lleva siendo así desde su primer EP oficial: Take The Kids Off Broadway (Jagjaguwar, 2012). Y decimos oficial porque France y Rado han estado haciendo música juntos desde el instituto y a un ritmo trepidante. En 2013, solo un año después de su debut, publicaban We Are The 21st Century Ambassadors of Peace & Magic (Jagjaguwar, 2013), y al año siguiente salía a la luz …And Star Power (Jagjaguwar, 2014), un álbum doble y conceptual.

Pero ese frenesí llevó a Sam France al límite. En su última gira, sus apariciones eran cada vez más excéntricas, y la puesta en escena del grupo más alocada. Corría, se retorcía y revolcaba por el suelo, cantaba las canciones de mala manera e insultaba al público. Llegó a fastidiarse el brazo al caer desde las alturas mientras escalaba por los herrajes del escenario. La calidad del directo se resentía a medida que el espectáculo se volvía cada vez más esperpéntico. Quizás fue la publicación a traición del álbum en solitario de Rado, Law And Order (Woodsist, 2013), lo que desató la furia de France, pero lo que parece bastante más obvio es que esa situación les llevó a anunciar el fin de la banda tras la gira de presentación de …And Star Power.

Sin embargo, para delicia de quienes les hemos seguido desde sus inicios, parece que los californianos han dejado a un lado sus diferencias en pos de la música. El año pasado se anunciaba, sin dar más explicaciones acerca de aquel supuesto final, que tendríamos nuevo disco para este 2017. Y Hang (Jagjaguwar, 2017), tras tres avances que abrieron nuestro apetito, finalmente ha llegado.

Escuchar este disco es como adentrarse en el Hollywood de hace 50 años. Habla con nostalgia de aquellos tiempos y con su sonido les rinde homenaje. Pero, esta vez, ese estilo que tantos elogios y reproches les ha acarreado viene acompañado de una orquesta dirigida por Trey Pollard con ayuda de Matthew E. White que no es una simple licencia estética, sino que cobra una importancia protagonista en canciones como America, que tiene un regusto muy evidente a David Bowie y es quizás la canción más grandilocuente que hayan escrito jamás.

Esta nueva entrega de Foxygen podría ser perfectamente la banda sonora de una película musical ambientada en Los Ángeles. No faltan referencias a Hollywood o Sunset Boulevard, a las promesas de la ciudad de las estrellas y también a sus crueldades. Más pop que cualquiera de sus discos pero, sobre todo, más soñador. Y sin embargo, le falta algo que sí encontrábamos en, por ejemplo, We Are The 21st Century Ambassadors of Peace & Magic. Entre la vorágine orquestal y la nuevamente magnífica interpretación vocal de Sam France, que fluctúa de Mick Jagger a David Bowie, casi resulta imposible encontrar un instante que nos permita relajarnos. Si te despistas un instante, te pierdes. Como todo, esto tiene su excepción, y es On Lankershim, donde nos descubrimos disfrutando del todo de la música en uno de los temas más agradecidos.

Foxygen han logrado llevar su música a un nivel superior, en gran parte gracias a la orquestación que le han añadido. Aún así, el álbum deja la sensación de haber perdido otras cosas por el camino. Aunque haya 16 canciones menos que en su anterior álbum, uno termina mentalmente agotado. We Are The 21st Century…, con una canción más, resultaba un álbum más ligero y entretenido sin palidecer en términos musicales frente a este Hang, que sin duda es una buena noticia y un gran regreso, que encuentra a los mejores Foxygen en los momentos en que se lanzan por los senderos musicales que abren en cada canción, pero que a ratos resulta demasiado excesivo.

About the Author /

Vas listo si lo haces; y si no lo haces, vas listo.