✌ Music diggers since 2011

#Joyread: ‘Los ingrávidos’ de Valeria Luiselli

Título: Los ingrávidos
Autor: Valeria Luiselli
Editorial: Sexto Piso
Año: 2011

Somos todos fantasmas en potencia y nada tiene que ver este hecho con morir. Es una práctica tanto como un fin. Ser un fantasma tampoco implica quedarse callado, aunque algunos prefieren hacerse presentes -y futuros- a través de las letras. Los ingrávidos es una novela sobre fantasmas que estuvieron y que van a estar.

La historia escrita por Valeria Luiselli comprende dos voces. La primera es la de una joven escritora que pasó sus primeros años laborales como editora en Nueva York y fue ahí donde le dio la bienvenida al fantasma del poeta Gilberto Owen a quien encontró entre los vagones del tren de aquella gran ciudad. Al menos una canción de Explosions In The Sky podría enmarcar esta visión.

Sin embargo, en el transcurso del relato aparecen los recuerdos de aquellas personas con las que compartió el departamento, la cama y hasta la tina, sin tener la valía suficiente como para quedarse en el metro cuadrado que puede ocupar nuestra existencia, en este caso, la de nuestra narradora. DIIV también ha rendido tributo a las vidas pasadas.

La travesía de la editora por traducir y publicar a un fantasma se complica, lo mismo que su presente, el cual comparte con su esposo, una bebé y un niño mediano que enarbola preciosas ideas. Su esposo lee sus memorias, su novela, su pasado y todo deviene en un distanciamiento entre ambos. Pareciera que los ingrávidos dejan una estela tras de sí que puede desencadenar catástrofes en el presente sin siquiera, ellos, ser conscientes de este poder que adquirieron solo porque fuimos nosotros quienes se los concedimos.

Es, precisamente, Gilberto Owen la segunda voz en la historia y en sus turnos ha de recrear los pasos que nuestra narradora primaria le inventó, los eventos de los que participó y las pláticas que tuvo con otros escritores que, al parecer, apenas fueron sus contemporáneos. Al mismo tiempo se habla a sí mismo en el futuro y sobre eso Cornelius también tiene una canción.

La narración va en pasajes breves, brevísimos. Pero contienen ideas del tamaño de: las personas, sin darse cuenta, mueren más de una vez a lo largo de su vida, aunque esto no sucede en todos los casos de manera inmediata y pueden variar los resultados. Bien podría sonar Past Life de Tame Impala mientras Owen dilucida acerca de este hecho.

Entonces, al poeta también se le aparece un fantasma; de igual manera, entre los vagones del Metro neoyorquino: el de una joven editora en el que se reconoce a futuro. Es ahí que la novela adquiere otro tono, uno superrealista con una fuerte carga melancólica. Ambas realidades se desmoronan, terminan, con un temblor, desastre que ha de unirlos.

No vamos en camino a convertirnos en fantasmas sino a ser reconocidos, aún a pesar de ello.

Una noche, entre la multitud, haciendo fila, una persona de ideas preciosas puede reconocerte con sonrisa impertérrita y con la cándida mirada gritarte que te ha encontrado. Cheers.

Nota anterior
LIVE PROFILE: PARQUET COURTS DE CARA AL SALA PUEBLA
Nota siguiente
¡Hola Nostalgia! Inside In / Inside Out de The Kooks
Atrás
COMPARTIR

#Joyread: ‘Los ingrávidos’ de Valeria Luiselli