Back

Del anonimato a La Gran Esfera: Un breve recorrido por la historia de La Casa Azul

Las bandas pop suelen caracterizarse por su gran exposición mediática, por el nombre específico con el que se autodenominan sus seguidores, por su facilidad de firmar con disqueras/sellos discográficos y por ser la meta de miles de cantantes y músicos. ¿Qué pasa entonces con una banda independiente de pop? Pareciera una contradicción ontológica al género. Pero los proyectos pop de este tipo son bastos alrededor del mundo y uno de los exponentes más emblemáticos es La Casa Azul.

La banda española formada en 1997 nace como un proyecto que busca cohesionar los ritmos y corrientes  de los años 40 y 70. Sin embargo, el resultado sonoro no remite al pasado, sino a la contemporaneidad. Además de sus características sonoras, otro rasgo que inmediatamente hizo reconocible a la agrupación fue el aire de anonimato, a partir del cual los integrantes eran representados por dibujos.

De esta forma, el europop agregó un exponente atractivo y particular a su repertorio. Después del lanzamiento de diversos singles mediante, no sería hasta el año 2000 que la banda decide publicar su primera producción de larga duración llamada El Sonido Efervescente de la Casa Azul. En este contexto, la banda finalmente logra su consolidación gracias a tracks como Chicle cosmos y Hoy me has dicho hola por primera vez.

Tres años más tarde, nace Tan Simple como el amor (2003), el segundo material discográfico de la banda en el que Guille Milkyway, productor, guitarrista y cantautor, decide que es momento de que La Casa Azul tenga rostro. Así es como llega el primer videoclip Superguay con los personajes de David, Virginia, Sergio, Clara y Oscar quienes hacen playback, tanto en los videos como en las presentaciones en vivo.

El éxito del proyecto aumentó significativamente con Como un fan (2005) y El sol no brillará nunca más, a tal grado que el sello surcoreano Happy Robot reedita y publica de nuevo Tan simple como el amor. De esta manera, luego de diversas giras y reediciones llega a oídos del público La Revolución Sexual (2007), el disco más popular de la banda y hasta ahora el número uno en Spotify.

El siguiente paso de Guille Milkyway, conocido como el único integrante intelectual del proyecto, fue La polinesia meridonal del 2012. Este contiene temas como Todas tus amigas y Los chicos hoy saltarán a la pista. Por un breve lapso, el álbum fue considerado como el último del productor español, ya que entre 2012 y 2016 los fans no tuvieron noticias de la banda. No obstante, en 2016 estrenaron un sencillo llamado Podría ser peor, el cuál también forma parte de su más reciente disco: La Gran Esfera.

La Gran Esfera fue publicado el pasado 22 de marzo y Podría ser peor es el primero de sus cortes. La canción mantiene el estilo característico de La Casa Azul y representa perfectamente la idea general del álbum: un discurso de superación personal ante decepciones amorosas mezclado con un vocabulario que evoca a la juventud y la inocencia, es decir, mensajes fuertes adornados con palabras que echan chispas, rimas holográficas, ritmos tornasol y metáforas galácticas.

Ese es el poder de la música de La Casa Azul. La banda sabe como expresar asuntos de adultos en palabras de eterna juventud: chicles, discos, efervescencia, sodas, chocolates, un paseo por la playa o una mañana soleada, un paseo en patines y un largo etcétera escrito con glitter.

Este lanzamiento pausado recuerda tres cosas: uno, que la realización de discos a largo plazo es tendencia estos días; dos, que los problemas humanos, del corazón y de la existencia, nunca perderán su vigencia; y tres, que no tiene nada de malo preguntarse qué Podría ser peor en una disco española. Sin duda, La Gran Esfera (2019) es un material imperdible. Te invitamos a escucharlo junto al resto del material de la banda española.

About the Author /

De palabras mágicas y textos útiles.