Back

Historia de un triste verano: Reseña a Bad Vacation de Liza Anne

El último gran álbum que escuché en esta cuarentena fue Punisher de Phoebe Bridgers, una obra cercana al emo y al dream-pop que generó una enorme recepción de la crítica especializada debido a sus guiños a Elliot Smith y a su particular sonido encapsulado. Sinceramente, pensé que no encontraría alguna sorpresa en el corto plazo. Salvo por un lanzamiento inesperado de Big Thief o alguna rareza de Pavement, mis esperanzas estaban volcadas al 2021.

Sin embargo, el último estreno de Liza Anne —una artista que ha formado parte de nuestra sección Play Necesario—, ofrece 11 canciones que combinan en una sola obra las características más identificables y destacadas del indie rock convencional de los últimos veinte años. A manera de homenaje, Bad Vacation suena por momentos a Contra de Vampire Weeknd, a Salad Days de Mac DeMarco y a Suck It And See de Arctic Monkeys; y en otros a My Woman de Angel Olsen, a After Laughter de Paramore y a Everybody Works de Jay Som.

Las influencias aparecen por doquier y estas ofrecen una sensación de familiaridad y nostalgia. El disco no pretende ser revolucionario de ninguna manera, pero sí intenta utilizar los recursos propios del género para explotarlos dentro de sus propios límites. La esencia de las piezas musicales es francamente roquera: las guitarras proporcionan riffs identificables desde el primer momento, la distorsión se utiliza en los coros para intensificar las emociones, los bajos proporcionan una base rítmica consistente junto a la batería y la voz permanece en primer plano con melodías extremadamente memorables.

El track abridor, Bad Vacation, es un trancazo guitarrístico que sitúa temáticamente el resto del disco en los terrenos de la liberación femenina, la inestabilidad mental, la toxicidad amorosa, el olvido y la importancia de la individualidad. La historia que cuenta la letra es simple y sirve su propósito: una mujer huye de una relación sentimental tormentosa para encontrarse a si misma, y en el proceso, se da cuenta de que no necesita a nadie para tener un crecimiento personal sin límites.

Finally made it home, and I’m unpacking

I am in love with this feeling

Oh my God, are there no ceilings?

I Shouldn’t Ghost My Therapist es una canción que alude a las amistades que Liza Anne ha dañado a consecuencia del poco control de sus emociones. A lo largo de este tema, la narradora se arrepiente de no ir a solucionar sus problemas con un psicólogo debido a su falta de iniciativa.

Is there enough of me to go around?

Is there enough of anything that’s so spread out?

And now I’ve hurt the ones I care about

Because I don’t know how to stop

Terrible Descovery, la pieza más destacada del álbum, continúa en la misma sintonía autodestructiva. Las guitarras a la Mac DeMarco proporcionan un colchón de calma y mucho sentimiento —casi de resignación— a la expresión lírica de desprecio personal y baja autoestima. El tema es sumamente deprimente y su punto fuerte está justo en el desborde emocional; un gran ejemplo de honestidad artística.

Oh, what a terrible discovery

Oh, that the worst one for me is me

She’s in my head and she’s in my bed

And everybody sees

That I can’t get away from me

Devotion, Change My Mind, Bummer Days y This Chaos, That Feeling conforman la parte central del disco. En estas piezas, Liza Anne hace relucir su voz con altitudes similares a las de Angel Olsen, lo cual es un hecho que demuestra sus cualidades y su gran potencial interpretativo. En esta sección, la cantante rememora el desastre de su relación amorosa y lucha por alcanzar la tranquilidad y estabilidad que tenía antes de involucrarse sentimentalmente.

Devotion

Return to me

And who I was before I was in love

I’ll do anything for her now, she’s my longest love

La tercia que da final al álbum: Desire, I Wanna Be There y Too Soon; ofrecen una perspectiva diferente al resto de las canciones; ya que en ellas, Liza Anne vuelve a caer enamorada de otra persona, lo cual la empuja a cambiar, a dejar de pensar tanto en si misma y en creer en que esta vez, las cosas serán de otra manera.

Overthink a good thing

Under feel a real thing

I wanna lose my mind a little

I wanna love you

El álbum es sumamente consistente por su concepto, el cual puede notarse de principio a fin. Además, en el apartado musical encuentra diversas formas de expresión para mostrar variedad y dinamismo, y así acompañar la montaña rusa emocional de la parte lírica. El título del disco, bien puede relacionarse al momento actual de muchas personas: en vacaciones de verano, pero sin poder salir de casa; una situación que definitivamente será recordada como una Bad Vacation.

Extraña que Liza Anne no haya encontrado los reflectores necesarios para hacer crecer más su proyecto musical. Sin embargo, a pesar de que no es una artista tan reconocida, es sumamente inteligente en la forma en que construye sus narraciones y composiciones musicales. Al igual que Jay Som, Phoebe Bridgers, Soccer Mommy, The Japanese Breakfast y otros proyectos importantes liderados por mujeres; Liza Anne es una figura que se adecúa de gran manera a las nuevas exponentes del género dream-pop e indie-rock, y ojalá y pronto encuentre la antención que merece.  

Bad Vacation de Liza Anne fue publicado bajo el sello Arts & Crafts el 24 de julio de 2020.

Review
4
Calificación
About the Author /

Editor | Esperando el imposible regreso de Modern Baseball y el nuevo álbum de Kanye West.