Back

Mitad de año, momento justo para revisar los mejores discos del 2016

Poco más de la mitad del año se nos ha ido y sí, nosotros también tenemos cara de sorpresa al darnos cuenta que casi cinco meses nos separan del 2017. Como es costumbre a estas alturas del año, es momento para mirar atrás con dejos de nostalgia y recuerdo.
Musicalmente el año nos ha dado de todo. Sorpresas, regresos, decepciones pero sobretodo, mucha música nueva, que viernes tras viernes se encarga de llenar nuestros audífonos y bocinas. A continuación les dejamos una breve selección de las mejores producciones del año –al menos para su servidor. Tratamos de hacer un conteo misceláneo, donde cupieran géneros variados y que además explicaran mi marea de emociones en este año.

Después de mucho esperarlo, James Blake regresó con una placa bastante digna, aunque un poco abajo del nivel de sus anteriores producciones. Después de muchos cambios de nombre y fecha de estreno, The Colour In Anything se estrenó en Spotify y todos fuimos víctima de la melancolía y atmósferas grises que genera este chico inglés.
Pianos etéreos y beats discretos, pero al mismo tiempo placenteros nos enamoraron por completo. El valor de este disco es que James se separó del post-dubstep y se mostró un poco más desnudo emocionalmente.
Escucha el álbum dando click aquí.
Aún recuerdo la mañana de viernes que llegué a la oficina y todas las chicas estaban emocionadas por el nuevo lanzamiento de Beyoncé. Evidentemente todas ellas pagaron por Lemonade –recordamos que su stream fue exclusivo de Tidal– y yo, muy codo, me colgué de esa compra.
Este disco me dio una cachetada por prejuicioso. Me queda claro (y al mundo también) que la esposa de Jay-Z ha ido de menos a más y que su trabajo es muy respetado. Vale echar oído a las colaboraciones de este disco, donde destacan Jack White, Kendrick Lamar y James Blake. Hay cosas que se quedan en segundo plano, como su lírica con relación a la infidelidad o su concepto de visual album… todo ello es tapado por la calidad musical de la placa.

Hemos comprobado que cuando se trata de R&B que suene como si fuera sacado de la década de los 90 y principios de los años 2000, el equipo de OVO Sound parece tenerlo por montón. Su artista reclutado recientemente es dvsn, quien ha lanzado su nuevo debut Sept. 5th.

Un viaje repleto de referencias a la vieja escuela del R&B y obvio, con nuevos arreglos contemporáneos. Lo
interesante de este debut es como el cantante de Toronto, Daniel Daley, destaca ese falsete en cada una de las pistas y muestra por qué había tanta ansiedad en torno a la liberación de este material. Una promesa cumplida que esperemos dure encendida muchos, muchos años más.

Escucha el álbum dando click aquí.

Bastante tenso fue el proceso de realización del nuevo álbum de Deftones. El sucesor del Koi No Yokan trajo muchos rumores de una posible separación; sin embargo, y para el bien de todos sus fans, Chino Moreno y compañía aún tienen mucho por dar.
Como su nombre lo indica, Gore es una placa agresiva y que nos muestra uno de los mejores trabajos de los veteranos del alt-metal en años. Dentro de la explosión sangrienta del álbum, hay un justo balance y hasta experimentación que siempre se agradece en un género como este. Como es costumbre en la banda, la producción es impecable, cada instrumento y sonido está en su lugar.
Escucha Gore dando click acá.
El bajista fundador de Woods entregó este 2016 su tercer placa como solista (probablemente la mejor hasta ahora). Un folk simple y económico, ese que es tan complicado de hacer, por sencillo que parezca. Es evidente la influencia de Bob Dylan en Kevin; sin embargo, el neoyorquino sabe dar el giro y añade esa sensibilidad moderna que tanta falta le hace a proyectos contemporáneos.
El disco sabe ir de extremos melosos y llenos de amor, hasta lo lúgubre y solitario que puede ser el folk. El punto extra es que el álbum fue grabado y compuesto en Los Ángeles, lo que le da un toque citadino inigualable.
Placer sonoro con Kevin Morby por acá.

Un mundo de situaciones ocurrió entre la última placa de The Kills y esta nueva, Ash & Ice. El grupo integrado por Alison Mosshart y Jamie Hince vivió una importante lesión de este último, demoras en la producción del álbum y, media década después, salieron airosos.

Dejando atrás la crudeza de sus anteriores publicaciones, y con una madurez evidente, la propuesta es cada vez más interesante, con un mejor aprovechamiento de cada una de las (pocas) herramientas que eligieron desde el principio para impulsar a la agrupación. Algo queda claro: el romance musical entre Alison y Jamie es impresionante; ambos se conocen a la perfección y eso queda plasmado en esta bien lograda placa.
Escucha lo nuevo de The Kills dando click aquí.

La consolidación de Savages como gran banda llegó este 2016. Luego de su exitoso álbum debut, las chicas inglesas tenían una tarea complicada para su segunda producción. Adore Life se encuentra al nivel de su predecesor y por momentos incluso lo supera.

Un canto de orgullo y de coraje que es expresado desde la tapa del álbum, hasta su ejecución en vivo; y es que el show que ofreció Savages en el Vive Latino 16 será uno de los mejores del año. Jehnny Beth es una show woman total y sus compañeras la saben arropar muy bien. Una de las bandas que más a tocado a lo largo del año luce acoplada y totalmente cómoda con la zona sonora que pisan.
Te dejamos con el post-punk de este cuarteto londinense.
De nueva cuenta nos encontramos ante uno de los grandes debuts del 2016. Después de hacerse nombre por sus habilidades como productor, todo el mundo esperaba que Kaytranada hiciera lo propio como músico y vaya que no nos falló.

El álbum es una muestra del potencial de la buena electronica, de lo bueno que pueden llegar a ser los sampleos y la selección de buenas colaboraciones. El mood va desde lo jazz fusion con el acompañamiento de BADBADNOTGOOD, hasta el hip-hop con Vic Mensa y Anderson .Paak.

Escucha 99.9% de Kaytranada por acá.

El esperadísimo nuevo disco de DIIV llegó este año. Luego de dejarnos expectativas bastante altas después de su presentación en la última edición del Corona Capital, el proyecto neoyorquino nos recetó una medicina llamada Is the Is Are. Compuesto por 17 temas y con más de una hora de duración, la placa continúa de forma segura los primeros pasos del grupo, anulando ciertos tics que a su predecesor le restaban redondez.

Dream pop y muchas guitarras oníricas nos conducen en líricas con clara referencia al efecto y consecuencia del uso de drogas –recordemos que Zachary Cole Smith fue arrestado hace cinco años por posesión de sustancias prohibidas, a eso hay que sumarle el romance junkie que vive con Sky Ferreira.

Sueña despierto escuchando el nuevo disco de DIIV por acá.


Apenas dos años después del lanzamiento del delicado y sentimental Love Letters, Metronomy regresó con una producción más excitante que consta de canciones para gozar y dejarse llevar por sus melodías eléctricas y bailables.

Summer 08 es un álbum completamente redondo que funciona en conjunto como por separado ya que cada tema tiene su propia personalidad que enriquece al todo. Dicho resultado refleja el por qué Mount declaró haber disfrutado tanto el proceso de creación.

A pesar de que para muchos el futuro de Metronomy era incierto, su trayecto sonoro ha demostrado que no son una banda capaz de crear un solo hit.

A bailar con Metronomy, señores. Acá los puedes escuchar.


Todo un soplo de aire optimista dentro del panorama del hip hop de los últimos tiempos, marcado por la influencia del trap y las atmósferas más oscuras. Y eso tiene aún más mérito en un disco que cuenta entre sus muchas colaboraciones con raperos como Lil Wayne, Kanye West o Justin Bieber.

Palmas para el músico oriundo de Chicago que se supo soltar de la vibra del Acid Rap para entregar algo completamente distinto. Aunque el álbum tiene pasajes religiosos, la palabra de Chance The Rapper no habla de castigos, ni de obligaciones como contenedores de fe, habla más bien sobre reflexiones humanas profundas, luminosidad alrededor de cada uno de sus miembros y celebraciones a la vida de la mano de rimas efectivas al unísono.
El momento de llenarte del color de Chance ha llegado. Acá puedes disfrutar de su disco.

El binomio ya es por de más atractivo. Tanto Josh Homme como Iggy Pop son iconos del rock y no tienen nada que probar al mundo; sin embargo, decidieron unir fuerzas (más Dean Fertita y Matt Helders) para entregarnos una placa impresionante.

La guitarra y el liderazgo de de Homme lucen como en los mejores momentos de Queens Of The Stone Age y qué decir de Iggy… La leyenda da cátedra del avant-rock que lo caracteriza y que ineludiblemente nos lleva a su época más brillante a lado de David Bowie.

Post Pop Depression es un pastiche de lo mejor de la carrera de este par y un justo balance entre sus estilos. Una muestra del respeto creativo entre ambas mentes y sobretodo, una exhibición de la disposición de ambos para seguir sorprendiendo cuando no tienen nada que ganar.

Acá puedes escuchar Post Pop Depression.


Probablemente una de las producciones más esperadas del 2016. Radiohead supo guardar el secreto de muy buena forma, quitando cualquier oportunidad a las filtraciones o chismes. Así pues, hace un par de meses la banda volvió a sorprender al mundo con su dinámica de lanzamiento, que como es costumbre dio un vuelco mediático.

Si bien ya teníamos algunos avances previos al lanzamiento oficial (canciones estrenadas por Thom Yorke), el álbum resultó una grata sorpresa. El grupo inglés nos sumergió en A Moon Shaped Pool, una mansa piscina donde ilusiones rotas, sueños, amor y miedos se combinan de forma magistral. Radiohead sigue madurando y se consolidan como una de las grandes bandas de las últimas décadas.

Sí, ya hasta los puedes escuchar en Spotify.


El hijo pródigo de Compton lo volvió a hacer. A Kendrick no le bastó generar una metamorfosis en el género con su álbum pasado (apenas del 2015) y regresó a inicios del 2016 con una misteriosa e inquietante producción. untitled unmastered. significó la reunión de maquetas y sonidos viejos que no encontraron lugar en sus anteriores discos pero que esperaban ansiosas por ser conocidas.

El hip-hop y jazz distópico siguen presentes, como en To Pimp a Butterfly. Lamar sigue evolucionando y parece no tener límites. Sus rimas son más que inteligentes y musicalmente hablando no tiene comparación. Su incursión en el free jazz siempre es agradable; cuando el rapero experimenta con otros géneros como el ligero jazz brasileño en untitled 06 o el vigoroso funk futurista de untitled 08, es capaz de dejarte con la boca abierta.

Date a uno de los grandes talentos de nuestra época.


¿Qué se puede decir de esta placa? Todo está dicho. El genio artístico más grande de nuestra época se despidió del mundo de forma magistral, como sólo él era capaz de hacerlo.

Bowie regresó al estudio en compañía de su gran amigo Tony Visconti y ambos configuraron una bestia musical que va del jazz vanguardista a las balada etéreas. Blackstar fue un viaje intergaláctico que nos remontó por fragmentos sonoros a cada una de las épocas del Duque Blanco. La voz es otro de los puntos centrales de la producción; pocas veces es tan mágica la unión entre el tono e intención vocal con lo que la letra dice y en ese sentido, Bowie es y será un maestro.

El epitafio de David será uno de los álbumes que marcarán época, no dudamos ni un poco de ello.

About the Author /

En 2011 escribí sobre Jack White e inició Joyride. Rocanrol y karatazos.