Back

MTY Emo Club: Calidad, comunión y colectividad en Foro Bizarro

A diferencia de otros gigs de la escena local de la Ciudad de México, la parada de Mom Jeans generó una comunión que nunca antes había visto en un show local. A lo largo de las cinco horas que permanecí en el venue, vi a mucha gente interactuar entre sí de una manera fraterna y cálida; el emo, por lo visto, es un género que tiene la capacidad de unir a las personas, y de otorgarles un sentido de pertenencia que probablemente otros géneros aún no han podido generar en su audiencia (o al menos no de manera tan clara). 

Las mismas bandas provocaban la comunión al transgredir la linea divisoria entre el escenario y la zona del público. El bajista de AMBR tocó una canción completa a nivel de pista, Sad Saturno dio el micrófono a Aldo Camacho (Tungas) en una colaboración espontánea, y prácticamente todas las bandas agradecieron a varios de las personas que conformaban el público, entre ellas, a Salim Govea (fundador del MTY Emo Club y organizador del evento), a algunos diseñadores y a miembros de otras bandas. 

El apoyo entre bandas fue un hecho que definió en gran parte el éxito de la noche. El guitarrista de Local Champion rompió su cuerda de guitarra e inmediatamente le dieron permiso de tomar la guitarra del vocalista de Sad Saturno, el baterista de Cazamos Cometas ayudó al sonido de la batería en casi todo momento, el bajista de Hikes dio recomendaciones a varios miembros de Mom Jeans y en general todo el tiempo se percibió un sentimiento de camaradería entre todos los miembros de las bandas, tanto con ellas mismas y su equipo de producción, como con el público. 

Este tipo de ejercicios no hacen más que enriquecer a la escena, ya que a final de cuentas, la construcción de una nueva industria musical implica redes de conexión mucho más sólidas y sobre todo, un apoyo colectivo en busca de un mismo fin. Ojalá que a partir de este gig surjan otras iniciativas que caminen en este mismo sentido. 

Con respecto a la ejecución de las bandas, varios de ellos tuvieron problemas técnicos, sobre todo, Cazamos Cometas, quienes sufrieron un sonido saturado durante la mitad de su presentación y nunca pudieron recuperarse. Una lástima, pues su último EP tiene una calidad indiscutible.

Las ejecuciones en su mayoría fueron impecables, sobre todo las de Hikes y AMBR quienes demostraron una virtuosidad casi excéntrica con sus instrumentos. No obstante, el cierre con Mom Jeans fue nuevamente afectado con problemas técnicos que al menos fueron compensados con la respuesta del público, y es que este se desbordó emocionalmente durante los 50 minutos que duró la presentación. Al público no le importaron las dimensiones del lugar para hacer crowdsurfing, para subirse por momentos al escenario y para construir uno de los mosh-pits más entregados y divertidos del año. 

Nosotros quedamos felices y con ganas de presenciar más shows del MTY Emo Club, una promotora que en esta ocasión cumplió a los seguidores del género emo con una de sus bandas más queridas, y que además puso el ejemplo de como debe ser la relación entre todas las partes que hacen que un show sea posible. 

About the Author /

Disfrutando mi estadía en Tranquility Base Hotel & Casino.