✌ Music diggers since 2011

“Un sueño que nunca soñé”: entrevista con Feist

Por Diegoberto

Es probable que haya sido ya una larga jornada para Leslie Feist siendo apenas el mediodía de un domingo. Sea como sea, la cantautora canadiense responde la llamada de Skype con una amabilidad y ganas como si se tratase de la primera entrevista del día. Después de seis años de haber lanzado Metals, Feist está de regreso con un nuevo álbum al que ha llamado Pleasure contra todo pronóstico, pues asegura que mientras lo hacía no estaba pasando por un gran momento.

Al preguntarle acerca de qué fue lo que la instó a terminar con la larga sequía musical, Leslie dice con gran orgullo que componer, como lo ha sido durante toda su existencia, le sirve para asimilar las experiencias de su vida, tanto buenas como malas. La felicidad que parece irradiar a través de la pantalla contrasta notablemente con el pensamiento de una mujer como ella estando al borde de la depresión. 

Pero para Leslie no había otra alternativa a pesar de sopesar otras posibilidades. La música la ha sacado adelante y Pleasure es un íntimo esfuerzo realizado para tratar de entender lo que estaba pasando. Que haya llamado su nuevo álbum de esta manera es perfectamente entendible, pues al cuestionarla sobre la motivación que había detrás, Leslie aclara que en realidad no había tal, sino que más bien se trata de una manifestación, misma que define como el sentimiento de experimentar una situación tan difícil que, al concentrarse tanto en ella y llamarla de otra manera, se convierte en tal: “El juego de ese tipo de magia”, define. El placer como una forma de extinguir la angustia.

Las puntuales colaboraciones

Pleasure es un disco con una producción muy cruda y hasta lo-fi. Contrario a la creciente tendencia musical de rodearse de una enorme cantidad de colaboradores que aporten un pequeño y a veces vago discurso, Leslie apenas echó mano de sus mejores amigos, Mocky y Renaud Latang, en la producción; y de Jarvis Cocker, vocalista de Pulp, para llenar un papel muy especial. “Es el Vincent Price definitivo”, dice con toda seguridad. Ella habla de el veterano músico con gran respeto y una notable admiración. La colaboración nació en un estudio de  París cuando ella grababa y Jarvis apareció. Inmediatamente y le planteó la idea de Century, un tema en el que parece extrapolar su persona hacia un futuro lejano y que mira igual y desesperadamente hacia el distante mañana. Leslie dice que necesitaba de Jarvis como un narrador, como el que en el final de las obras shakespearianas pasaba al frente y hacía un pequeño resumen e interpretación de lo que acababa de suceder. Leslie cree que la autoridad de Jarvis en este rubro es incuestionable: “Alguien que puede narrar las situaciones más complejas desde una perspectiva totalmente creíble”. Por supuesto, su tono de voz también fue fundamental para que decidiera usar esta versión en lugar de la que ya tenía. Jarvis, gustoso, aceptó colaborar con ella.

La otra aparición especial es la de Mastodon, con quienes Leslie dice haber iniciado una “extraña y falsa colaboración” a través de los años. Asegura que no los conoce del todo, pero el hecho de que cada uno haya realizado un cover del otro a principios de la década abrió la posibilidad para hacer algo más en el futuro. De hecho, los de Atlanta le enviaron hace años una canción para que los ayudara con algún aporte vocal; sin embargo, la falta de inspiración y de ideas la instó a rechazar amablemente la petición. Pero eso dejó la puerta abierta para que algún día volvieran a hacer algo y es precisamente en Pleasure donde Leslie trae a Mastodon de vuelta con un sample de High Road, el cual aparece al final de A Man Is Not His Song porque necesitaba “un especie de lanzallamas”, un momento masculino para contrastar al resto de la canción (una de las mejores del álbum, por cierto).

Visitando México

Leslie tiene una relación especial con nuestro país. En 2011 se presentó cuatro noches distintas en el Teatro Fru Fru y un año después regresó como uno de los actos estelares del extinto festival Indio Emergente, el cual se llevó a cabo en Guadalajara, Querétaro y Puebla. Recuerda la experiencia con gusto y declara que este era el país donde realmente quería comenzar la gira, misma que tendrá un concierto de lanzamiento en Toronto esta semana. Sobre su última visita rememora los largos viajes en carretera por el país y un bonito paseo por Cholula. Pero a diferencia de aquella ocasión, Leslie se presentará en el Teatro de la Ciudad, su tipo de foro favorito, pues afirma que no hay nada cómo tocar en lugares “diseñados para escuchar” y en los que la artista tiene a la gente encima, a diferencia de los clubes rectangulares con pisos de concreto.

Como se trata de un show de presentación de Pleasure, Leslie y su banda tocarán el disco en su totalidad, además de algunas viejas canciones que seguramente comprenderán varios de sus éxitos.

Como mexicanos, el video de Pleasure nos hizo esbozar una sonrisa al interpretarlo como un guiño hacia nuestra identidad, al menos en el aspecto estético. En él, Feist utiliza un rebozo (el cual compró en La Lagunilla) y porta un peinado y aretes que evocan notablemente a Frida Kahlo. La gente no tardó en puntualizar el parecido y a la pregunta expresa de que si esto fue intencional o mera coincidencia, Leslie comenta que no era su propósito, pero que se sintió muy halagada al ser comparada con una figura de la que ama su espíritu y la sensación de libertad que emana. Lo que verdaderamente le obsesiona de este asunto es el rebozo, del cual se ha imaginado decenas de cosas, pues al haberse tratado de una tela más grande que fue cortada en dos, el destino de la otra parte se ha convertido en una inquietud para ella, al igual que saber quiénes la cosieron y pusieron todo su esmero en crearla.

El sueño que se hizo realidad

Es curioso que el día de la entrevista caiga exactamente en el décimo aniversario de The Reminder, el álbum que la lanzó al estrellato y que incluso le valió nominaciones a premios Grammy. Al recordárselo, su incredulidad resulta evidente. La palabra “mierda” aparece en un par de ocasiones durante sus siguientes oraciones, y no es para menos; el gran cariño que le tiene al disco es más que claro. “Es más de lo que alguien pudo haber imaginado”, dice con mucha humildad. Su vida antes del esfuerzo anterior, Let It Die, consistía en tocar para 20 ó 30 personas, trabajar como bartender y aspirar a convertirse en músico. Lograrlo es, para ella “un sueño que nunca soñó”. Poder sobrevivir como artista es una meta cumplida en su vida y se siente muy feliz de que en The Reminder pudo pagarle a sus amigos gracias al famoso comercial del iPod Nano. “Fue como sacarse la lotería”, bromea.

Broken Social Scene y un poco de todo

Leslie también está involucrada en la nueva producción de Broken Social Scene, en la que colaboró con varios temas, al igual que Emily Haines de Metric y Amy Millan de Stars. La sincronización entre todos los miembros fue exacta y fue así como se pudo gestar estar reunión de la que sin duda escucharemos más próximamente.

Para finalizar, Feist responde cinco preguntas rápidas y concretas:

La película que más le ha gustado recientemente: Capitán Fantástico

Músicos que escucha constantemente en estos momentos: Dan Misha Goldman, de Snowblink; y Charlotte Day Wilson, ambos canadienses también.

Platillo mexicano favorito: tostadas de atún.

La canción que ha escrito de la que más está orgullosa: asegura que es imposible nombrar una, pero ama Any Party del nuevo disco.

Algo que no ha hecho todavía y que le encantaría hacer: “ir a Adís Abeba y encontrar a un grupo de saxofonistas etíopes y escucharlos por 10 horas en algún bar en el fin del mundo”.

Leslie se despide, agradece el tiempo para hacerle la entrevista y se desconecta. En unos días volverá a tener los reflectores sobre ella. El placer de tenerla de vuelta será ahora nuestro.

Nota anterior
Una probada de lo que vendrá el próximo año: Depeche Mode con Corden
Nota siguiente
Así se vivirá el concierto de los 50 años de The Velvet Underground
Atrás
COMPARTIR

“Un sueño que nunca soñé”: entrevista con Feist