✌ Music diggers since 2011

¿Cómo influirán (y probablemente afectarán) las políticas migratorias al SXSW 2018?

La llegada de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos ha modificado la forma de organización del país en asuntos internos como externos. Un nuevo orden y estatutos pernean en la vida política, social y cultural del país vecino. Sobra decir que la cultura, como una de las últimas prioridades de Trump, ya tuvo repercusiones.

El festival South by Southwest de este año estuvo lleno de controversia; a principios de marzo, a unas cuantas horas de su inicio, el evento estuvo en la conversación del mundo luego de que varios artistas informaran dos controversiales cláusulas del contrato que los llevaría a tocar a Austin. ¿De qué se trata esto? Que el festival informaría a las autoridades migratorias de cualquier acto irregular por parte de todos los músicos participantes (como tocar fuera de las actividades oficiales de SXSW). Esto violaría los límites laborales por los que una banda se encuentre en el país y en resumen, significaría una deportación inmediata.

La medida cautelar fue filtrada a través de Twitter por Felix Walworth, componente de la banda estadounidense Told Slant. Al tiempo, los organizadores aseguraron que esta cláusula no es nueva pero entienden que pueda sonar dura por todo el clima de incertidumbre generado luego de la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca.

Luego de protestas de varios artistas que decidieron hacer un boicot al festival, los organizadores aclararon que la cláusula aplica sólo en casos de fuerza mayor, como que los artistas invitados cometieran algún crimen o incitaran al desorden público. Sin embargo, no hizo falta que los organizadores hicieran nada, pues las mismas autoridades de inmigración se encargaron de negarle la entrada a los Estados Unidos a una serie de artistas, entre los que se encontraban Soviet Soviet, Massive Scar Era, Yussef Kamaal, ELOQ y hasta los chilenos de Trementina.

Meses después, el festival está en problemas una vez más, En mayo pasado, el senado de Texas (entidad mayoritariamente conservador) aprobó una nueva ley llamada SB4, en la que se prohíben las “ciudades santuario” en el estado. Esto quiere decir que los cuerpos policiales locales están obligados a reforzar las leyes federales de inmigración, permitiéndole a todos los oficiales cuestionar el estatus de inmigrante de cualquier persona que encuentren en la calle, y arrestarla bajo sospecha de su ilegalidad.

De esta manera se autoriza la discriminación por el simple aspecto, color de piel o manera de hablar de cualquier persona.

La SB4 entró en vigencia el pasado 1° de septiembre, por lo que senadores demócratas solicitaron a los organizadores de South by Southwest que muden el festival fuera de Texas para impedir que la ley afecte a los artistas que cada año visitan Austin.

Sin embargo, el CEO del festival, Roland Swenson, declaró que no tienen planeado mudarse, y que al contrario, seguirán protestando la decisión del senado, que encuentran “diagonalmente opuesta” a los principios de SXSW.

La nueva ley representa un golpe aún mayor para el festival, en especial después de los innumerables incidentes acontecidos a principio de este año por varios artistas, quienes fueron encerrados en prisiones para ilegales y deportados. Con la implementación de esta legislación, los artistas que logren entrar a los Estados Unidos incluso podrían ser apresados sencillamente por su aspecto.

¿Qué pasará con el SXSW este año? Sólo el tiempo lo dirá.

Nota anterior
Lykke Li estrena "Time in a Bottle", un delicioso cover a Jim Croce
Nota siguiente
A Perfect Circle anuncia el nombre y fecha de su nuevo disco (+ nueva rola)
Atrás
COMPARTIR

¿Cómo influirán (y probablemente afectarán) las políticas migratorias al SXSW 2018?