✌ Music diggers since 2011

Vacío temático y estatismo instrumental: reseña a ‘New Skin’ de Forecast In Rome

Veredicto Joyride

5.7
Forecast In Rome prometía sintetizadores y beats constituidos a partir del imaginario visual del ambient y el Intelligent Dance Music; al final quedó a deber con un vaporwave estático y con muy poco dinamismo.
Producción 6.0
Instrumentación 6.0
Lírica 5.0

En los últimos cuatro meses, Kendrick Lamar, Arca, Visible Cloaks y Sampha nos han enseñado que cada una de las decisiones de producción, por mínimas que parezcan (por ejemplo, la distorsión de un segmento de voces o la reverberación de un beat), pueden cambiar la percepción o la significación general de una obra musical. La estructuras instrumentales y conceptuales de DAMN, ArcaReassemblagey Process, ayudan a entender ideas sofisticadas y complejas que los autores  diseñan con el objetivo de que sólo se entienden al escuchar los discos de principio a fin. Esto último hace que el acto de escuchar las producciones resulte en una experiencia estética satisfactoria y desafiante.

Lamentablemente, dentro de gran parte de la producción de música electrónica nacional, aún no se tiene este tipo de conciencia y sí es que hay indicios de ciertas motivaciones conceptuales, éstas no son llevadas a cabo a partir de una estructura coherente y atractiva. Un gran ejemplo de este caso, es New Skin, la nueva obra de Forecast In Rome, un álbum que en un principio prometía sintetizadores y beats constituidos a partir del imaginario visual del Intelligent Dance Music (IDM) y al final quedó a deber con un vaporwave con muy poco dinamismo.

A pesar de que hay una muy buena calidad de audio en todos los tracks, las capas de sintetizadores son demasiado estáticas y se limitan a guiar las canciones a partir de una consistente repetición de las lineas contenidas en los primeros compases. Los primeros minutos resumen prácticamente la constitución de cada una de las canciones, por lo tanto, resulta bastante predecible lo que viene después.

La linealidad y el estatismo no serían factores tan problemáticos sí la intensidad, el volumen o las capas de audio de los tracks aumentaran o cambiaran para hacerlos evolucionar, al menos mínimamente, tal como lo hacen muchas bandas de post-rock o incluso propuestas emergentes orientadas a la experimentación electrónica como Mondragón. No obstante, el esquema propuesto por Forecast In Rome es agotador y termina por agobiar los tímpanos.

Otro de los problemas es la conformación convencional y simplista de las letras. Es muy complicado entender que durante la década del éxito masivo de referentes líricos como Frank Ocean, Thundercat y Solange, aún existan artistas que apuestan por letras tan básicas como “I love you so much, I don’t know why“, “Gonna rise above” o “This place feels empty, I need some air“.

Lo peor es que no sólo es decepcionante el poco trabajo de las letras. El proyecto adquiere un estilo anticuadísimo a partir del marcado acento y la extraña pronunciación de las voces en inglés. La única canción que se salva de este detalle es Imperio, un corte en español que hace reflexionar el porqué el disco completo no tomó ese mismo rumbo.

En conclusión, el álbum denota un conjunto de elementos inconsistentes que al final dejan un resultado sumamente agridulce. El primer LP de FIR parece una suerte de entramado sonoro en el que no hay una dirección clara ni tampoco una fuerza propositiva. El atractivo visual del proyecto contrasta con una temática musical que aporta muy poco a los paradigmas musicales contemporáneos.

Nota anterior
Escucha la nueva canción de PJ Harvey: "A Dog Called Money"
Nota siguiente
¿Los extrañabas? Foster The People regala nuevas canciones
Atrás
COMPARTIR

Vacío temático y estatismo instrumental: reseña a ‘New Skin’ de Forecast In Rome