Back

Guía para entender por qué Spotify busca reducir las ganancias de los escritores de canciones

Más allá del aire romántico que siempre ha rodeado a la música, algo es innegable: se trata de una industria que derrama millones y millones de dólares. Aunque claro, los millones no son repartidos de manera justa y hay algunas anomalías que desde hace unos años (sobretodo desde el auge del stream). Bienvenido a la guía para entender cómo Spotify (y otras plataformas) se quieren comer viva a la industria.

Sabemos bien que Spotify es el líder absoluto en el mercado de la música digital. Su buen funcionamiento como plataforma y modalidades free y premium, han llevado a la empresa de origen sueco a conquistar el mundo… aunque no necesariamente con ganancias. A pesar del aparente ambiente de tranquilidad que podría propiciar un negocio como este, la realidad es otra: ganancias prácticamente nulas para artistas en desarrollo, quejas de artistas por la desigual repartición de ganancias y claro, una curaduría que da preferencia a música que no necesariamente es la mejor.

El nuevo clavo en la cuestionable reputación de la plataforma llegó hace unos días, cuando el gigante verde rechazara una nueva medida del Copyright Royalty Board (CRB) de Estados Unidos que propone aumentar en un 44% las regalías de los escritores y editores de música. Ah, casi lo olvido: a la negativa también se sumaron Amazon, Pandora y Google.

Para entender un poco el contexto y las consecuencias, tentemos que entender de dónde viene la medida del CRB. Este organismo se compone de un panel de tres jueces federales. Bajo la ley de Estados Unidos, estos jueces se reúnen regularmente para establecer, entre otras cosas, las tarifas de las regalías mecánicas, así como lo que se debe pagar a los compositores y sus editores cuando se venden o transmiten sus canciones.

¿Cómo entender el escenario e implicaciones de esto de una forma sencilla? Iniciemos con una breve linea del tiempo:

  • En un procedimiento legal del 2017, el CRB recibió de la Asociación Internacional de Compositores de Nashville y la National Music Publishers Association (NMPA) un caso conjunto contra Apple, Spotify, Amazon, Pandora y Google. Obviamente buscaban mejores ingresos para todos los actores involucrados en el proceso de creación musical.
  • Aunque un juez disintió, el CRB finalmente llegó a la decisión de elevar las tasas, durante un período de cinco años, del 10.5% al 15.1%. Esto significó el mayor aumento individual (del casi 44%) que ha hecho el CRB desde que fue creado por el Congreso por allá del 2005.
  • Finalmente el veredicto del Copyright Royalty Board llegó en enero de 2018.
  • Spotify declara que no tomarían la medida ya que fue planteada “de una manera que plantea serias preocupaciones procesales y sustantivas”.
  • La National Music Publishers Association (NMPA) criticó la medida tomada por las plataformas alegando que Spotify y Amazon habían elegido “demandar a los compositores”.
  • Esta semana, Spotify respondió a las críticas con una publicación en su blog. De nueva cuenta la cosa se volvió a enredar mostrando la complejidad de la situación.
  • Mientras tanto, las editoras de música sostienen que la situación es bastante simple: el CRB aumentó la paga de los compositores y Spotify se opone.
  • “En lugar de aceptar la decisión del CRB, que aún valora las canciones muy por debajo de su valor justo de mercado, Spotify y Amazon declararon la guerra a la comunidad de compositores al apelar esa decisión”, dijo el jefe de NMPA, David Israelite, en un comunicado.

“En este mercado, con la evidencia ante ellos, los jueces han intentado establecer tasas de regalías y términos que compensan a los compositores y editores de música y ofrecen a los licenciatarios retornos e incentivos adecuados para el desarrollo continuo”.

Jueces Suzanne Barnett y Jesse Feder

Oye, ¿por qué no has hablado de Apple Music?

Aunque muchos nos hemos quejado por lo complicado que puede ser el manejo de Apple Music, hay algo que no podemos cuestionar: es la única plataforma que no se opuso al nuevo modelo de repartición propuesto por las autoridades legales de Estados Unidos.

Y no solo lo decimos nosotros. Tanto la NMPA, así como otras figuras de la industria se pronunciaron rápidamente a favor de Apple; y no solo eso, sino que la etiquetaron como una plataforma pro-artistas. Dicho esto, queda claro que este es un momento vital para Apple Music, ya que de saber capitalizar la buena reputación a su favor y el mal tiempo que viven sus competidores, pueden hacer menos distante la clara ventaja de suscriptores que tiene Spotify sobre ellos.

El gigante de Cupertino recién comunicó en su sitio web un statement sobre la situación. En él deja clara su trascendencia en el mundo de la música desde hace más de una década y todos los beneficios que ha traído (por vital algunos: millones de jobs, ganancias de más de 120 billones de dólares para desarrolladores y desarrollo de nuevas industrias). Además, en el comunicado también se deslindan del bloqueo tecnológico que alega Spotify a través de los siguientes puntos:

  • Han aprobado más de 200 actualizaciones a la app de Spotify, lo que ha resultado en 300 millones de descargas del software.
  • Según Apple, han estado en contacto con Spotify en diversidad ocaciones para el desarrollo y acoplamiento de la app a sus sistemas inteligentes Siri y AirPlay 2.
  • Abrieron las puertas a Spotify a plataformas propias como CarPlay, donde le han brindado las herramientas que le brindan a cualquier otro desarrollador.
  • “Nos sorprenden bastante los reclamos de Spotify sobre su posicionamiento en el Apple Watch. Cuando Spotify presentó su app para Apple Watch en septiembre de 2018, la revisamos y aprobamos bajo el mismo proceso y velocidad que lo hacemos con cualquier otra app. De hecho, la app de Spotify Watch es actualmente la #1 de la categoría de música.
  • Finalmente, Apple sentencia diciendo que Spotify busca todos los beneficios de una app gratuita cuando realmente no lo es.

“Compartimos con Spotify el amor por la música y la visión de compartirlo con el mundo. Lo que nos diferencia de ellos, es el cómo lo llegamos a esa meta. Más allá de la retórica, el objetivo de Spotify es ganar más dinero con el trabajo de otros. Y no es solo a la App Store la que intentan exprimir, también son artistas, músicos y compositores”.

Comunicado oficial de Apple

¿Qué pasa con la gente que realmente se parte la cabeza en la tarea creativa? Los compositores individuales también reaccionaron con indignación. Esto es INCORRECTO”, tuiteó Amber Coffman, cantautor y ex miembro de Dirty Projectors. El creador de éxitos pop Justin Tranter escribió que sin canciones estas compañías tecnológicas no tienen nada que transmitir o vender. Frank Dukes, productor y compositor de hip-hop, también pidió a Spotify “hacer lo correcto y descartar su apelación”.

En contraparte, Spotify afirma que todas las partes quieren más dinero para los compositores, simplemente no están de acuerdo sobre cómo llegar allí. “La estructura de tasas del CRB es compleja y hubo fallas significativas en la forma en que se estableció”, dijo la compañía en su blog. “Un área clave de enfoque en nuestra apelación será el hecho de que la decisión del CRB hace que sea muy difícil para los servicios de música ofrecer paquetes de música y ofertas no musicales. Esto perjudicará a los consumidores que perderán el acceso a ellos. Estos paquetes son clave para atraer a los suscriptores de música por primera vez, de modo que podamos seguir aumentando la tarta de ingresos para todos”, concluyen. Ojo, Spotify no dio detalles sobre lo que significaban dichos paquetes, aunque esta misma semana ofreció un combo que incluye Hulu gratis con una suscripción Premium a Spotify (sólo en ciertos territorios).

¿Dónde parará todo esto?

Toda esta batalla entre plataformas y organismos legales se produce inmediatamente después de que se discutiera una nueva ley de derechos de autor de la música; ésta, la Ley de Modernización de la Música, supone un caso raro en el que por extraño que suene, todos los lados del negocio de la música encontraron una manera de cooperar. “El tema es muy complejo porque ambas partes tienen razón: se le necesitan pagar más a los compositores y los servicios de transmisión necesitan aumentar el margen de ganancia”, escribe Mark Mulligan, director gerente de la firma de análisis de medios y tecnología MIDiA Research. Su recomendación: elevar los precios de streaming.

Netflix, señala Mulligan, siempre ha logrado elevar sus precios para mantenerse por delante de la inflación. Como lo sabemos, Spotify no lo ha hecho. No puede, y sus rivales no pueden, porque no tienen contenido exclusivo de Netflix, los oyentes podrían simplemente acudir al servicio de transmisión más barato. Esto nos arroja una realidad a la cara: el negocio de transmisión de música aún no ha encontrado la manera de aterrizar en buen terreno. Y algo también se asoma: si nosotros, los oyentes, realmente queremos que se pague más a los compositores, debemos ser parte de la solución.

About the Author /

Un robot con buen gusto musical. Con la gracia de R2-D2, la astucia de Terminator y el look de Harrison Ford como Rick Deckard.