✌ Music diggers since 2011

Una visita a puerta abierta: ‘Strange House’, la obra desterrada de The Horrors

Strange House es frecuentemente percibido como un álbum ajeno a la discografía de The Horrors. Su aspecto estético conformado a partir de narraciones perturbadoras, estructuras rítmicas post-punk y melodías intervenidas por ruidos y distorsiones lo hacen particularmente distinto a la sofisticación conceptual que la banda alcanzó posteriormente en Primary Colours y en Skying, dos de los discos estandartes del llamado “post-punk revival” en Reino Unido.

Sin embargo, el sonido garage crudo y violento de su debut no debería de pasar desapercibido o como un momento equívoco dentro de la carrera de los ingleses. Desde Jack The Ripper hasta A Train Roars (O hasta Death On The Chappel en la versión UK), la obra denota una consistencia estilística que llama la atención por sus destellos creativos y su visceralidad originaria.

Sangre, huesos, suicidios, pesadillas y personalidades oscuras suceden en un tiempo fantástico encapsulado que conjunta los elementos más sádicos de la realidad con un ambiente ficcional trágico.

Las lineas de bajo de Rhys Webb y la consistente y ruidosa batería de Joe Spurgeon establecen una firme infraestructura para la incontenible desesperación vocal de Faris Badwan, la cuál es reforzada emotivamente por las guitarras y teclados frenéticos de Joshua Hayward y Tom Cowan.

La banda no abre la puerta a otros caminos existentes, todo el tiempo hay una insistencia exagerada por mostrar una visión siniestra e inquietante sobre la vida. Sangre, huesos, suicidios, pesadillas y personalidades oscuras suceden en un tiempo fantástico encapsulado que conjunta los elementos más sádicos de la realidad con un ambiente ficcional trágico.

Como producto cultural, la banda supo relacionar elementos históricos de la cultura británica para situarlos dentro de una unidad global de carácter artístico. A lo largo de sus poco más de 34 minutos de duración, la banda incluye a un famoso asesino de Whitechapel, calles representativas, elementos como los trenes ingleses y sus estaciones, y un diseño de producción que recuerda a clásicos como Unknown Pleasures e In The Flat Field, que juega con entornos y ambientes de una Inglaterra principalmente caracterizada por sus aspectos más terroríficos y misteriosos.

La agrupación tomó la decisión de dejar de tocar las canciones del disco desde la gira de Skying. No los culpamos; Scarlet Fields, Who Can Say, Endless Blue, Still Life e In and Out of Sight dejarían los tracks de Strange House al descubierto como bichos raros alrededor de atmósferas en su mayoría calidas y esperanzadoras.

Los cortes de V, su nueva placa, representan un regreso mínimo a los limites de la oscuridad que plasmaron en su álbum debut. No obstante, la conformación instrumental realizada a partir de sintetizadores, beats digitales y pads contrastan y alejan determinadamente los sonidos del inframundo que concibieron en su juventud.

¿Alguna vez regresará la energía desbordante de Draw Japan al setlist de The Horrors? Difícilmente. Sin embargo, la experiencia escucha solitaria siempre ofrecerá una comunión placentera con las sombras.

Por lo pronto solo esperamos verlos en el CNTRL F el próximo 28 de abril 🙂

Nota anterior
#PlayNecesario: El Bosque, el sing along más grande de Oh! Cometa
Nota siguiente
Chvrches en busca de la inmortalidad en su nuevo sencillo: escucha "Never Say Die"
Atrás
COMPARTIR

Una visita a puerta abierta: ‘Strange House’, la obra desterrada de The Horrors