✌ Music diggers since 2011

Lo bueno, lo malo y lo feo del lineup del Vive Latino 2019

El cartel del Vive Latino 2019 llegó por sorpresa a muchos monitores a muy temprana hora de este martes. El cartel repite prácticamente el 70% de las bandas que han estado presentes en otras ediciones del festival, por lo cual, no hay ninguna sorpresa lo suficientemente grande (como sí lo fue la revelación de Gorillaz el año pasado). Existen comentarios diversos sobre la calidad del cartel, pero predomina un descontento general sobre la falta de imaginación del mismo.

Los headliners nacionales son sólidos contendientes como las bandas más importantes del país, no obstante, sus presentaciones resultan un poco redundantes después de haberlas visto varias veces y sin una evolución notable.

El XX aniversario del festival hace un repaso por su historia, en la cual no han realizado muchas modificaciones salvo por 2013 y 2014, ediciones en las que experimentaron con una mayor injerencia anglosajona (recordemos que estas ediciones tuvieron el honor de ser encabezadas con bandas como Nine Inch Nails, Arcade Fire, Blur, Placebo, Yeah Yeah Yeahs y Motorama). Los headliners nacionales (Café Tacvba, Caifanes y Fobia) son sólidos contendientes como las bandas más importantes del país, no obstante, sus presentaciones resultan un poco redundantes después de haberlas visto varias veces y sin una evolución notable.

Enseguida enlistamos nuestras opiniones generales sobre un cartel que a nuestro gusto, le hace falta establecer una nueva visión que permita ampliar las perspectivas de la música nacional:

Lo bueno

  • Café Tacvba, Caifanes y Fobia son tres de los actos más importantes en la historia del festival. Su inclusión es apropiada y coherente con la visión original del mismo.
  • Foals, Editors, Snow Patrol y The 1975 son actos que ya se han presentado anteriormente en México con mucho éxito, por lo que su adición al festival es grandemente celebrada por gran parte del público.
  • Santa Sabina realizará su primera presentación en el festival después de la muerte de Rita Guerrero. Un momento importante en la historia del rock mexicano que tendrá un sabor a homenaje.
  • Hælos es una banda británica que se ha presentado anteriormente en festivales como Lollapalooza y ha ganado su grupo de fanáticos por la calidad de sus interpretaciones. A pesar de no ser tan conocida, es una de las propuestas más interesantes de todo el cartel, y aunque no compartan su sitio con alguna otra banda similar, seguramente su presentación será una de las más elogiadas.
  • El regreso de Bengala a los grandes escenarios es importante, ya que en su tiempo, fue una de las bandas más importantes de la música independiente en el país. El espacio que el festival abre a la agrupación podría ser acompañado de una mayor injerencia de la escena emergente en el futuro.
  • La banda legendaria Santana finalmente hará su aparición en el festival, aunque quizás en un momento en el que su relevancia ya no es la misma de hace años. El proyecto de Carlos Santana representa el sonido de una época y los ritmos latinos de los que muchas otras bandas obtendrían su influencia tiempo después, por lo que su presentación será una de las más relacionadas con los tintes latinos que rodean al festival.

Lo malo

  • Café Tacvba, Caifanes y Fobia ya han sido headliners en repetidas ocasiones. El factor sorpresa se pierde ante las repetidas veces que se han presentado, tanto en el festival como en el país en general. Esto adquiere una dimensión más preocupante al saber que ninguno de los tres proyectos ha presentado un material discográfico relevante o distinto a los Greatest Hits en los últimos años.
  • Bowie: André y amigos es una propuesta de covers liderada por Alfonso André. Sabemos que David Bowie fue una figura representativa y que merece homenajes de este tipo, sin embargo, la misión del festival por proponer nuevas propuestas queda relegada al establecer bandas de covers en su lugar.
  • La presencia del panorama emergente es inexistente. En Joyride Emergente hemos hablado de la importancia que estas bandas tienen para el país y su mayor escenario les está cerrando las puertas de una manera inexplicable, puesto que estas mismas propuestas podrían brindarle una mayor estabilidad y un atractivo renovado en el futuro. La construcción de nuevos headliners es prácticamente nula y este hecho es preocupante.
  • Los actos internacionales están completamente descontextualizados. No hay una construcción conceptual que permita relacionar a bandas como Foals con ningún otro acto latino del cartel. Ante la imposibilidad de establecer estas relaciones, los actos internacionales están insertos en un complejo ecléctico que no parece construir ninguna propuesta real. Los festivales siempre constituyen un discurso, sin embargo, el discurso del Vive Latino ya no es claramente identificable como lo fue en algún momento.

Lo feo

  • Ante la imposibilidad de crear nuevos headliners, el festival apuesta por actos controversiales como Juanes e Intocable. Evidentemente, el Vive Latino nunca ha sido purista ni ha intentado serlo, sin embargo, la introducción de este tipo de actos nuevamente habla de la descontextualización y de la poca relación que hay entre las diferentes propuestas.
  • Hemos perdido la cuenta de las veces en que Ska-P, División Minúscula, El Gran Silencio y Enrique Bunbury se han presentado en la historia del festival. ¿En verdad el panorama latino carece de propuestas? Nosotros lo dudamos, pero sí es desgastante ver que no existe ningún tipo disposición por arriesgarse y buscar algún otro tipo de propuestas. No decimos que las anteriores no tengan calidad ni que no sean dignas de estar en un Vive Latino, pero su frecuente inclusión da a entender que no existen otras propuestas que también puedan ser parte del cartel del denominado “mejor festival de América Latina”.

 

 

Nota anterior
Friendstival 2k18 (Beta): Cities de Useless Youth, primeras impresiones
Nota siguiente
Lykke Li tiene un nuevo documental y reflexiona sobre la pérdida, el empoderamiento y la creatividad
Atrás
COMPARTIR

Lo bueno, lo malo y lo feo del lineup del Vive Latino 2019