✌ Music diggers since 2011

Yndi Halda en Departamento: Una noche para calmar la ansiedad semanal

Texto: Arturo Corona | Fotos: Aída Zelegna

El estrés no es algo ajeno para los capitalinos, tampoco la euforia por salir corriendo y abandonar lo que sea a que se esté haciendo el día que finaliza la semana laboral. Pero esta vez todos traemos los niveles de ansiedad dos rayitas arriba de lo habitual, y es que en solo unas horas tendrá lugar uno de los festivales más importantes de latinoamérica. Se tenga boleto o no, el hecho de saber que las bandas anunciadas en su cartel estarán en la misma ciudad que uno, emociona.

Lo único que puede devolvernos la tranquilidad que un evento musical nos quitó, es más música. Departamento se convirtió entonces en el refugio que necesitábamos, la alternativa ideal para no terminar de perder la cabeza y las propuestas que se presentaron, eran el calmante más efectivo.

La primera dosis a tomar corrió a cargo de Joaquín García, quien nos transportó a algún lugar en lo profundo de la conciencia, mitigando el ruido afuera del venue y propiciando una experiencia colectiva que rayaba en lo personal. Su participación contó con repertorio de su último álbum Riverman. Cabe mencionar que el cantautor recientemente llegó a la meta de su campaña en kickstarter para armar un tour por Europa el próximo año, ¡éxito por allá, amigo!

El ambiente ya se sentía más relajado, los asistentes ya entrados en confianza y disfrutando de la experiencia y algunas bebidas, se dispersan un poco y platican mientras se preparaba todo para el acto principal. También hubo quien no se alejó del escenario para no perder su lugar y asegurar visibilidad para lo que se venía.

Alrededor de las 21 hrs, Yndi Halda comenzó a suministrarnos la dosis que faltaba con la etiqueta de post-rock. La destreza de estos músicos además de ser escuchada, tiene que ser vista. Su propuesta es algo que te deja en mood totalmente contemplativo; te lleva de la mano a dar una caminata como ninguna otra, donde es posible reconocer cosas y momentos que creíamos olvidados y otros tantos imposibles.

Con un set que al leer esto podría parecer corto, tan solo cuatro temas: Together Those Leaves, Dash and Blast, Golden Threads from the Sun y This Very Flight que en realidad fue poco más de 50 minutos de show, hicieron que el reloj avanzara sin darnos cuenta, quedando atrapados en los sonidos que Vella, Lambert, Neal, Self, Hampshire y Newton esparcían por el lugar, cuales flautistas de Hamelín.

Para despedirse, Yndi Halda optó por un movimiento simple pero efectivo, que logró sumergir por completo al público y lo invitaba a regresar a la realidad de forma sutil. La agrupación terminó el show justo en el centro de Departamento, rodeados de sus seguidores quienes escuchaban con la mirada el sonido de los glockenspiel que cada integrante hacía sonar, formando una melodía hipnótica que dejó a los asistentes en un estado zen.

Los ingleses se habían ganado a pulso el largo aplauso ensordecedor. Su trabajo estaba hecho, las personas definitivamente salieron de ahí en un estado diferente al que llegaron, afectados por una experiencia que sólo la música puede brindar.

Nota anterior
Live Profile: Iceage de cara al Sala Puebla
Nota siguiente
Escena Post: Kinder en sesión con Hot Drink Music
Atrás
COMPARTIR

Yndi Halda en Departamento: Una noche para calmar la ansiedad semanal