Back

Club del Río se consagra en el aniversario del Ochoymedio Club

Texto: Luis Garau Villalonga | @GarauLuis | Corresponsal Joyride Europa
Fotos: Clara Juárez 
 
En la Sala But de Madrid continúa el ciclo de conciertos en celebración del 15 aniversario del mítico Ochoymedio Club. Inaugurado el pasado día 19 con el concierto del grupo barcelonés The New Raemon, este pasado viernes 25 el sello El Volcán nos trajo a Club del Río, banda de tintes folk y latinoamericanos que con solo un disco está logrando crear una comunidad fiel de fans que se incrementa concierto a concierto. Para abrir la noche tuvimos la oportunidad de ver a  los granadinos Pájaro Jack presentando su segundo LP Vuelve el bien.
 
Hacia las nueve y cuarto salieron a escena Pájaro Jack y comenzaron a practicar su pop-folk. Durante su actuación contaron con la colaboración de la artista de su mismo sello Soleá Morente, que cantó una canción y encandiló a la sala. Desde la pista, el artista rumbero Tomasito seguía el concierto con atención.
 
 
 
A pesar de no conocer a fondo sus álbumes sí que pude disfrutar de canciones que conocía del segundo disco, como David Luiz o el single Vuelvo en mí, que sonaron realmente bien y fueron de las que mejor conectaron con el público. Entre ellas, algunos temas se permitían pasajes más psicodélicos, sustentados en potentes bases rítmicas, que lograban enganchar a un respetable que a ratos desconectaba, al haber acudido con más ganas de bailar. Fue un concierto notable pero que no consiguió crear una atmósfera constante que, a pesar de irradiarse desde el escenario, no acabó de cubrir toda la sala.
 
Tras su actuación comenzó a congregarse más gente en la pista con ganas del plato fuerte de la noche. Club del Río no se hizo de rogar y en poco tiempo estaban ya listos para empezar. Saludaron efusivamente al público y recibieron un enorme feedback desde el principio. Comenzaron con una canción en la que se limitaron a una guitarra acústica y tres voces, tras la cual se unió el resto de la banda para empezar a sacar temas de su disco debut: Monzón.
 
 
 
Sonaron canciones como Es Natural y Abrázame, coreadas por un público que ya había calentado y empezaba a mostrar su mejor versión. Cuando los ánimos estaban altos, Soleá Morente hizo su segunda aparición de la noche en La Madriguera, que bajó el ritmo un poco para menear al público en un suave vaivén de buen rollo. Pero eso no podía durar mucho, porque tanto el grupo como la gente tenían ganas de bailoteo. La presentación de dos nuevas canciones llamadas Un Buen Día y Guateque bastó para que la fiesta volviese a su más alto nivel, gracias a ritmos salseros y armonías vocales marca de la casa.
 
El disfrute de la gente era evidente durante todo el concierto. Erosión fue el primer punto álgido de la noche, tocada nuevamente a tres voces y guitarra y coreada por prácticamente la totalidad del público, demostrando que el éxito del grupo es real y palpable. Tras ella siguieron tirando de fondo de armario con grandes temas del álbum, que destriparon casi en su totalidad, como Como Forma De Vida o Lunes.

 

 
 
Ya en la recta final del concierto, Ídolos dio un empujón más de ánimo a la sala para llegar con fuerzas al final. Tras retirarse, el reclamo de la gente les hizo volver a salir para acabar la fiesta por todo lo alto y muy agradecidos a un público que durante todo el concierto respondió de forma inmejorable. Tanto los primeros acérrimos de la banda como aquellos que acudieron a probar suerte con ese grupo que les había pasado su colega dos días antes debieron salir satisfechos, pues lo único que se veía era gente encantada de la vida por todos lados. Club del Río se consagraba como banda a la que seguir de cerca en los próximos años. Gran apuesta por parte de El Volcán. Su música está hecha para traspasar fronteras. 
 

 
About the Author /

En 2011 escribí sobre Jack White e inició Joyride. Rocanrol y karatazos.