Back

La complejidad del paso del tiempo: reseña a ‘I Am Easy To Find’ de The National

Poco menos de dos años fue lo que tuvimos que esperar para escuchar nueva música de The National. Luego de la extensa gira promocional del Sleep Well Beast (2017), y que en palabras de la banda fuera “un viaje de lo más cansado”, el quinteto de Cincinnati esta de vuelta con un álbum conceptual lleno de detalles exquisitos.

Hace apenas unos meses Aaron Dessner, con toda la calma que lo caracteriza, confirmó a la emisora canadiense INDIE88 que un nuevo disco llamado I Am Easy To Find se lanzaría en mayo y que brillaría por una colaboración entre el grupo y el director Mike Mills (‘Beginners’, ‘20th Century Women’). Con menos de media hora de metraje, el film de apoyo del disco sería protagonizado por Alicia Vikander (‘Tomb Raider’, ‘Ex Machina’).

Lo complejo y encantador de la noticia fue que el film y el disco se han inspirado uno a otro pero que “no necesariamente se necesitan mutuamente”. “No es el video del disco ni el disco es la banda sonora del film. Son dos proyectos que, como Mills los llama, son hermanos que se llevan mal y a los que les encanta quitarse cosas. Comparten música, palabras, ADN, impulsos y una visión sobre lo que significa ser humano en 2019”, concluyó el gemelo Dessner.

Y es justo eso lo que le ha valido a The National ser considerada una de las bandas más importantes de la actualidad: su tino constante para relatar problemas actuales, situaciones comunes enredadas por la complejidad del paso del tiempo. Y en I Am Easy To Find vuelven a encontrarse frente a frente con el espejo que desnuda la edad, experiencias, vicios, errores y anhelos de la mediana edad.

La placa nos pone de frente a una nueva paleta de colores. Literalmente (por aquello de las manchas acrílicas de la portada), I Am Easy To Find combina los sonidos melancólicos que conocemos de la banda y en suma añade los toques electrónicos que desde el Sleep Well Beast nos fueron mostrados. Grabado principalmente en Long Pond (Nueva York), pero también con sesiones adicionales en París, Berlín, Dublín, Cincinnati, Austin y Brooklyn, el nuevo disco también reúne colaboraciones de Sharon Van Etten, Lisa Hannigan, Mina Tindle y el Brooklyn Youth Chorus, todo ello resultando en el LP más largo en la carrera de la banda (16 tracks y sesenta y cuatro minutos de duración). 

You Had Your Soul With You, el track de apertura y primer single de I Am Easy To Find, incorpora a Gail Ann Dorsey, que durante más de 20 años colaboró y formó parte del grupo de David Bowie, en los últimos de la carrera de éste. Probablemente el disco que más suena a su producción anterior; sin embargo, en su jugueteo de cuerdas y percusiones se encierra la dulzura gris que está por venir.

Ya en Quiet Light la nube cargada de lluvia está arriba nuestro. El chubasco empieza a caer en Roman Holiday, que nos habla de un hombre pidiendo a una mujer bajar las armas y abrir los brazos. Con muchas referencias a Patti Smith en la letra, la canción brilla musicalmente por tener uno de los arreglos de cuerdas más exquisitos que recuerdo de la banda.

Disfrutar a The National es también disfrutar a Matt Berninger, que desde inicios de la década pasada se ha caracterizado por su estilo nerd, pero al mismo tiempo aderezado de carácter retador y fanfarrón. Su voz, a veces reviviendo el estilo de Leonard Cohen, nos ha llevado por casi veinte años entre las aventuras de un hombre carismático pero depresivo, inofensivo pero desafiante. Y es ahora cuando por primera vez Matt se deja acompañar de coros que muchas veces lo hacen silenciar y dar un paso al costado. Ejemplo de ello es Oblivions, que brilla como una de las mejores piezas del disco y donde coros son mezclados de forma gloriosa.

La prosa de Berninger es infalible. Convierte las letras, algunas escritas por su esposa, Carin Besser, de un monólogo en una conversación. Las perspectivas que ocupa parecen humillar al cantante, desafiarlo y sacarlo de su cabeza. “I know I can get attached and then unattached to my own versions of others”, recita en The Pull of You.

Las letras de I Am Easy To Find también celebran el riesgo. En Not In Kansas, Berninger teme que él no sea el tipo de persona para golpear a un nazi, aunque le encantaría serlo. Y mientras que el sentimiento del título del álbum se puede leer como romántico desde una cierta luz, un dulce consuelo, la canción principal en su lugar lo convierte en una promesa sin pasión entre una pareja demasiado cansada para pelear pero demasiado decidida para dividirse; las palabras apestan a derrota y no hay nada atractivo en ellos. En contraste, en Hey Rosey, Gail Ann Dorsey describe un amor mucho más peligroso, uno como una hoja de afeitar y una llama radiante, y Berninger apenas puede contener su emoción. “There’s never really any safety in it!”, grita Matt mientras la música cresta y tiembla delirantemente.

El disco cierra con Light Years, que es el remate perfecto al séptimo disco de estudio de la agrupación. Justo como en So Far So Fast, el track funciona como un resumen de vida, una canción que pesa como losa de concreto en la nostalgia y un recordatorio contundente de lo efímera que llega a ser la existencia.

Personalmente creo que en I Am Easy To Find la banda abre el paso a la experimentación que se vislumbraba desde su álbum anterior (como ejemplo la ecléctica Hairpin Turns). Eso a veces llega a ser pesado, sobretodo en canciones como Where Us Her Head o en la misma Not In Kansas, que sucumben a la grandiosidad, priorizando el espectáculo sobre el propósito. A decir verdad, el disco funciona mejor como una colección de canciones que como una pieza concreta: sus movimientos uptempo (Where Is Her Head, Rylan) están atenuados por la quietud que los rodea. Conclusión: encontrarás algunas de las mejores canciones en la longeva carrera de The National, pero no toparás su mejor álbum.

Sin embargo aplaudo que los de Ohio se atrevan a jugar cada vez más con efectos, voces y a hacer pastiches de sonidos que en épocas pasadas de la banda eran inimaginables (So Far So Fast o Dust Swirls in Strange Light son muestra de ello). La voz de Berninger, el estilo de tocar y sonido de los hermanos Dessner y las combinaciones de percusión de Bryan Devendorf son ya una marca registrada y eso no es fácil de lograr en estos días.

Reviews
4
Producción
Lírica
Instrumentación
About the Author /

En 2011 escribí sobre Jack White e inició Joyride. Rocanrol y karatazos.