Back

Lois afianza su propuesta en solitario en El Sótano

Texto: Luis Garau Villalonga | @GarauLuis | Corresponsal Joyride Europa
Fotos: Clara Juárez
 
El Sótano es una de las salas de moda en Madrid. Con apenas unos meses de vida, este local trata de hacerse un hueco entre los referentes de la noche programando conciertos y sesiones de DJ cuidadosamente y con asiduidad. Este fin de semana pasado nos permitieron ver en concierto a Lois, proyecto en solitario del hombre que encabeza Trajano!, banda de post-punk con la que ha llegado a tocar en festivales como el FIB.
 
Lois estrenó este año su proyecto en solitario con la publicación de una mini-maqueta de dos canciones que grabó en casa y a la que llamó “Bedroom Recordings”. Estas canciones dejaron claro que su idea para este proyecto distaba bastante del sonido al que podíamos estar acostumbrados a escucharle. Más tarde publicó un single, I’m Not Going Down. Desde entonces hemos sabido que compagina la carrera de Trajano!, que ya empieza a mostrar material del que será su segundo largo, con actuaciones en solitario. En lo discográfico calla por el momento pero prepara la publicación de un segundo single que empieza a ser necesario.
 
Este fin de semana volvía a Madrid, donde no tocaba desde junio, tras su paso por el Monkey Week. Como parece ser la única forma que por el momento tenemos de escuchar nuevo material, nos acercamos con curiosidad a El Sótano en la lluviosa noche del sábado para calmar esas ansias. Nos encontramos ahí con un ambiente tranquilo; el público era escaso, pero echando un vistazo te dabas cuenta de que los que ahí estaban habían acudido porque tenían ganas de escuchar más, como nosotros. La lluvia había jugado una mala pasada, pero son cosas que pasan y Lois afrontó el concierto con determinación.
 
Para abrir la noche estaban Ossyz, que pusieron unas proyecciones y se lanzaron con temas oscuros construidos a base de loops y sintetizadores. Aunque por momentos parecía que las canciones o incluso el grupo carecían de fundamentación debo reconocer que me despertaron cierta curiosidad y consiguieron evocarme a unos relajados My Bloody Valentine o a unos oscuros Vaselines.
 
Al acabar estos Lois montaba su material lanzando miradas a la sala semivacía como diciendo “joder, con lo que les iba a molar”. Empezó a tocar un tema con el único acompañamiento de su guitarra, sacándole un sonido que en seguida te recordaba a esas Bedroom Recordings. Entre eso y su característica voz te haces fácilmente a la idea de que estás escuchando a Lois. Ataviado con una americana digna de Robin Williams recibía a una banda pintoresca y la cosa se ponía seria.
 
A lo largo de un repertorio que no llegó a la hora sonaron las pocas canciones que habíamos tenido la posibilidad de escuchar los que acudíamos por primera vez a verle y otras que en seguida se convertían en favoritas. Además, si en las grabaciones habíamos pensado que Lois era un proyecto tranquilo nos equivocábamos. Las canciones se tornaban en directo en agresividad que se acompañaba de espídicos bailes por su parte y zarandeos rompecuellos por la del bajista. La dureza en la batería y una guitarra ruidosa fueron elementos que aparecían más allá de lo anecdótico, haciendo evidente la distinta influencia de un escenario y de la tranquilidad de una habitación.
 
Los presentes nos alegramos de no haber flaqueado ante la lluvia y pudimos entender cómo alguien con únicamente tres canciones publicadas ha despertado tanto interés, dejando a un lado la obviedad del amparo que le da Trajano!. Los tintes surferos contrastan con la oscuridad y nostalgia que le aporta una voz profunda que no duda en tantear el estilo de grandes como Scott Walker o Ian Curtis. En todo momento quisimos más y agradecimos la entrega de unos chavales a los que una sala semivacía no consiguió minar la moral. Ahora ya solo queda esperar nuevas grabaciones.
 

Bedroom Recordings by Lois

About the Author /

En 2011 escribí sobre Jack White e inició Joyride. Rocanrol y karatazos.