Back

Pet Shop Boys cierra la IV edición del Tres Sesenta Festival en Pamplona

Texto y fotos: Fernando P. Arderius | @fprietoarderius
A falta de un mes de iniciarse las conocidas fiestas de los Sanfermines, la ciudad de Pamplona se vistió de gala una vez más para celebrar una nueva edición del Tres Sesenta Festival. Nacido con el objetivo de convertirse un referente musical en Navarra, esta ciudad del norte de España se ha sumado a la moda de realizar festivales musicales urbanos en el país como el joven Dcode Festival en Madrid o los ya consolidados Primavera Sound o Sónar en Barcelona.
Si bien es cierto que ediciones pasadas fueron más concurridas –con nombres como Vetusta Morla, Andrés Calamaro, The Gift, Lori Meyers o Standstill– la supervivencia de este festival realizado en La Ciudadela, –una fortificación renacentista construida entre los siglos XV y XVII– parece continuar un año más, gracias sobre todo a los grandes reclamos internacionales como Pet Shop Boys o Buzzcocks, o los nacionales Loquillo o Supersubmarina.
Los tres mejores conciertos del Tres Sesenta Festival 2015
 
3. Viernes. Loquillo.



El mítico cantante de rock español Jose María Sanz Beltrán, más conocido como Loquillo, demostró  por qué a sus 55 años sigue dando conciertos. Con sus bailes y una actitud siempre chulesca, acompañado del grupo de rockabilly The Nu Niles, el barcelonés presentó en su primera fecha de gira de verano, su más reciente trabajo Código rocker (2015), que hace un repaso de sus canciones desde 1979 hasta 2010.
 
Canciones como La mataré  o Feo, fuerte y formal, se mezclaron con Ritmo de garaje, Yo quiero un camión e incluso una versión de Que hace una chica como tú en un sitio como este, de Burning.Con una afluencia de público notable –gente de mediana edad mayormente- Loquillo consiguió salvar la primera jornada del festival , que comenzó con el folk de los españoles Arizona Baby y finalizó con la electrónica de Is Tropical, británicos a los que no ayudaron ni horario ni público, ni tampoco su poca implicación para pasar de un concierto mediocre.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 


2. Sábado. Buzzcocks.

Era su primera visita a Pamplona y aunque no consiguieron llenar del todo el escenario, estos británicos leyendas vivas del punk rock, –grupos tales como The Libertines, Green Day o The Offspring les mencionan entre sus influencias, y fueron los elegidos para acompañar a Nirvana en su última gira europea– ofrecieron un potente concierto en el intercalaron temas nuevos de The Way (2014) como Third dimensión o People are strange con canciones más antiguas de sus casi 40 años de historia.
Esta formación originaria de Manchester, encabezada por los miembros originales Pete Shelley (voz, guitarra y teclado) y Steve Diggle (voz y guitarra) –los cuales rondan los 60 años de edad– consiguió caldear el ambiente del Tres Sesenta con clásicos como What Can´t I touch it? O What do I get? pero sobre todo con su conocido hit Ever Fallen in Love. Después tocaron nacionales León Benavente y por último Supersubmarina, que con sus canciones de pop/rock conseguirían la mejor afluencia del sábado.
1. Pet Shop Boys.



Eran los más esperados y no defraudaron. Este dúo inglés icono del pop electrónico mundial –doce álbumes y 50 millones de discos vendidos desde 1986– pisaba por primera vez Pamplona y lo hizo para mostrar un espectacular show en las últimas fechas de su gira Electric World, que les ha llevado a dar más de 100 conciertos por 47 países presentando su último CD Electric (2013). Bailarines, luces láser, y asombrosos efectos audiovisuales que se fundieron perfectamente con los dos integrantes, que hicieron varios estrafalarios cambios de vestuario.
 
Un concierto que registró la mayor asistencia con cerca de 3.500 personas –de mayor edad a la media de los tres días– entregadas desde el inicio con One more chance o I´m not scared, o tracks más nuevos como Axis o The last to die. De la mano del cantante Neil Tennant y el teclista Chris Lowe, los asistentes disfrutaron de un espectáculo polivalente que fue in crescendo con cada tema, alcanzando su máxima expresión en hits como Domino Dancing, Suburbia, Go West o It´s  a Sin, convirtiendo el escenario de 200 metros cuadrados en una auténtica fiesta.
El mejor concierto y el perfecto broche para tres días de música en directo en un enclave inmejorable, cuyo cartel fue completado por los navarros The Icer Company y los gallegos Villanueva el viernes, además de los también autóctonos Reina Republicana y la banda de Barcelona Mi Capitán el sábado. Por último, el Pop Cabrón de Ellos fue el encargado de preceder el domingo a los ya mencionados Pet Shop Boys, que en gran medida salvaron con su gran espectáculo la cuarta entrega del Tres Sesenta Festival.


About the Author /

En 2011 escribí sobre Jack White e inició Joyride. Rocanrol y karatazos.